Medicina

Los factores de riesgo a padecer Alzheimer se incrementan con hábitos de vida poco saludables

Existe una creciente tendencia a dar diagnósticos psiquiátricos a situaciones que son sociales y no deberían ser tratadas sólo a base de fármacos, porque responden más a las dificultades propias de la vida cotidiana. Tal como aseguran las investigaciones, que también hablan de un incremento de las patologías neurodegenerativas como el Alzheimer, que afecta al 30 % de los mayores de 85 años en nuestro país, según asegura el doctor David Muñoz, neurólogo y neuropatólogo español que trabaja en el Hospital St. Michael´s de Toronto.

Este investigador de prestigio internacional en el campo de las demencias recalca cómo la edad es el factor principal de riesgo para padecer Alzheimer, pero también determinadas situaciones 'como la obesidad y la hipertensión en la fase media de la vida pueden incrementar la posibilidad a padecer esta enfermedad'. Como consejos principales de prevención este experto incluye combinar la actividad intelectual y la física. Denomina también un factor determinante: la interacción entre demencia e infartos cerebrales. 'Se ha comprobado cómo las personas que no tienen carga de lesiones cerebrales, aunque tengan infartos no padecerán posteriormente demencias', asegura este doctor, que impartió la semana pasada una charla sobre actualización en demencias en el Hospital Clínico Universitario de Zaragoza.

Se denomina como carga de lesiones cerebral a las 'manchas', placas, ovillos que provocan un cambio en las estructurales cerebrales, al producirse un enmarañamiento de las fibras celulares y depositarse una sustancia viscosa de tipo proteico llamada beta-amiloide. Estos ovillos neurofibrilares y la beta amiloide aparecen implicados en el desarrollo del Alzheimer, una enfermedad que sólo en un 1% es consecuencia de una herencia dominante. 'Son casos muy aislados, que ya se pueden diagnosticar al nacimiento', según este investigador, pero en otras muchas ocasiones esta patología es consecuencia de diversos factores de riesgo genéticos, combinados con otros no genéticos. Así, una persona obesa, fumadora, sendentaria, con alto colesterol... tiene 16 veces más riego a padecer Alzheimer si tiene factores de riego genéticos que otra persona que aunque tenga esta determinación tenga hábitos de vida saludable.

Riesgo Alzheimer
cerebro aquejado de Alzheimer (AG FOTOSTOCK)
En busca de una vacuna eficaz

En la actualidad no hay un tratamiento eficaz sobre esta enfermedad neurodegenerativa, de la que cada vez se conoce e investiga más. Pero lo que sí es preciso es un diagnóstico correcto, "evitando esa tendencia de etiquetar con Alzheimer a pacientes con otras patologías, al tiempo que hay muchos ancianos con demencia no diagnosticados".

Según este neurólogo del Hospital St. Michael´s de Toronto es importante que se trate la enfermedad en su inicio, precozmente, porque "si alguna vez existe tratamiento curativo se aplicaría al principio. Cuando aparece la sintomatología el cerebro lleva una muy severa carga de lesiones". En la actualidad los avances han permitido de diagnóstico han permitido tres procedimientos distintos: el procedimiento de imagen a través de marcadores específico de amiloide, el uso de líquido cefaloraquídeo, que tiene como inconveniente que precisa una punción lumbar y el análisis de sangre, que acaba de aparecer y permite buscar las proteínas inflamatorias en la sangre.

Los científicos se esfuerzan por dar con una vacuna que cure esta enfermedad. Recientemente acaba de fracasar un ensayo clínico de prevención en Estados Unidos y "seguimos con los mismos fármacos, los anticolinesterásicos, desde hace varios años, que sólo tienen valor sintomático, que ayudan al paciente, pero no lo curan", asegura este investigador internacional, recordando que hace tres años se realizó un ensayo de una vacuna que demostró ser eficaz, al "limpiar el amiloide", pero que en un 10% de los casos provocó encefalitis en los pacientes, por lo que se llegó a paralizar. "En actualidad los científicos trabajamos para modificar la vacuna" y si se consigue sólo sería eficaz si se aplicara muy pronto, "antes de que la placa esté establecida".

El problema de todas las investigaciones en torno al Alzheimer es que "pasa mucho tiempo desde el ensayo clínico hasta el uso en animales, y posteriormente en humanos". Y el riesgo a padecer esta demencia va incrementando de forma imparable a medida que la esperanza de vida crece en los países desarrollados.


Más artículos
Estructura electrónica del ADN
Habilidad manual en videojuegos
Genes y felicidad
Habilidad para detectar serpientes
Ejercicio en esclerosis múltiple
Testificación de los niños
Enfermedades emergentes
Canjear sexo por recursos
Nueva tecnología de detección rápida
Dominación social cerebros grandes
Mecanismo cerebral percepción de la profundidad
Cantidad y la frecuencia de consumo de alcohol
Posible factor inconsciente al perseguir una meta
Actividad neuronal de una mosca
Compuestos sintéticos antienvejecimiento
Movimiento óptico
El cerebro calcula riesgos
Riesgo Alzheimer
Fronteras en la investigación
Simuladores de vuelo para moscas