Medicina

Cómo afrontan los escaladores de más edad el ascenso al Everest

(NC&T) Este estudio demuestra que entre los 2.211 escaladores que lo intentaron durante las estaciones primaverales desde 1990 hasta el 2005, las probabilidades globales de alcanzar la cumbre del Everest eran de casi el 31 por ciento, pero disminuían al 13 por ciento para los escaladores sexagenarios. Las probabilidades globales de morir en la montaña eran del 1,5 por ciento, pero se incrementaban a más del triple, llegando al 5 por ciento de posibilidad de muerte, para los escaladores de 60 años en adelante.

"Antes de que hiciéramos este análisis, no sabíamos si la edad sería importante. Los escaladores más jóvenes tienen una ventaja física pero probablemente menos experiencia que los escaladores de más edad", explica Raymond Huey, profesor de biología en la Universidad de Washington. Se podría creer que cuando un escalador envejece, sus capacidades físicas menguan, pero gracias a su experiencia de muchos años de montañismo puede compensar un aspecto con el otro.

"Desgraciadamente para los escaladores de mayor edad, este efecto no se aplica en la montaña más alta del mundo", afirma Huey, autor principal del estudio.

Otros coautores son Richard Salisbury, analista de bases de datos e historiador del montañismo en Ann Harbor, Michigan, y dos especialistas en estadística, Jane-Ling Wang y Meng Mao, de la Universidad de California en Davis.

Escaladores Everest
La cumbre del Everest. (Foto: Richard Salisbury)
Huey sospecha que hay dos posibles razones de por qué pocos escaladores mayores alcanzan con éxito la cumbre y regresan: el declive de las capacidades físicas y el grado más alto de cautela que los hace detenerse ante algún riesgo aunque estén cerca de alcanzar su meta en la cumbre.

"Cuando uno tiene 50 ó 60 años probablemente ya ha conocido momentos amargos en el montañismo. Sabe lo duro que es y ha visto las consecuencias de perder los dedos de las manos o de los pies por congelación", argumenta Huey. "Los escaladores más viejos probablemente son más cautos, pero yo no he podido determinar si la mayor cautela, la reducción de las aptitudes físicas, o una combinación de ambos factores, es lo que explica la tasa más baja de éxitos para ellos".

La investigación consistió en un análisis estadístico de los escaladores desde 1990, buscando la influencia de la edad y del género en el éxito y la mortalidad. Gran parte de los datos fueron suministrados por Elizabeth Hawley, quien ha escrito crónicas de las expediciones de alpinismo en el Himalaya, y durante cuatro décadas realizó las entrevistas que han conformado un gran archivo de información histórica sobre la práctica del alpinismo.

El análisis no encontró virtualmente ninguna diferencia entre los hombres y las mujeres que escalan el Everest. Hay menos mujeres escaladoras, pero las proporciones en las que alcanzan la cumbre o mueren durante la aventura son muy similares a las de los hombres.

Sin embargo, las diferencias resultantes de la edad fueron severas. Quienes tenían al menos 60 años de edad y se pusieron en marcha para escalar la montaña, tuvieron una tasa de mortalidad por lo menos tres veces más alta que la de los escaladores jóvenes. Para los que lograron alcanzar la cumbre, el 25 por ciento murió antes de completar el descenso, comparado con el 2,2 por ciento para los escaladores más jóvenes. Sin embargo, como la muestra de los escaladores mayores de 60 años es relativamente pequeña, la diferencia real podría resultar exagerada.

Mucha más gente está tratando de escalar el Everest que, por ejemplo hace 30 años. Hay informes referentes a esta pasada primavera que señalan que más de 600 personas alcanzaron la cima. Los dos primeros escaladores que llegaron a ella, Edmund Hillary y Tenzing Norgay, tenían 33 y 39 años cuando lo consiguieron en 1953. Durante muchos años, sólo alrededor del 20 por ciento de los escaladores fueron mayores de 40 años, y los que pasaban de los 60 eran muy escasos. Sin embargo, los científicos han encontrado que en los últimos años casi la mitad de todos los escaladores son de al menos 40 años, y 1 de cada 30 tiene 60 años o más. Hasta ahora, estos escaladores sexagenarios no tenían modo de saber cómo su edad se correlaciona con sus probabilidades de éxito y de muerte.

Los sexagenarios de hoy gozan por lo general de una salud mucho mejor que la que tenían los de hace 50 años, y la tendencia sigue mejorando. De modo que cada vez hay más personas mayores participando en deportes que antes se consideraban exclusivos de jóvenes.


Más artículos
Esteroides y canto de aves
Complejo occipital lateral
Dispositivo miniaturizado epilepsia
Red de control del cerebro
Riesgos salud humana electrónica doméstica
Música mecanismos auditivos del cerebro
Implante minúsculo glaucoma
Envejecimiento facial
Prevenir el cáncer de piel
Aprendizaje de un segundo idioma
Sentimiento de culpa
Foco perceptivo en los anuncios
Escaladores Everest
Dieta mediterránea
Emociones subliminales
Autoexámenes médicos estrés fatiga
Área cerebral autocontrol
Regiones cerebrales percepción tridimensional
Nanotecnología cura cáncer
Jaquecas femeninas