Medicina

La obesidad es socialmente contagiosa, según un nuevo estudio


(NC&T) El estudio, realizado por Nicholas Christakis de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, y James Fowler, de la Universidad de California en San Diego, sugiere que la obesidad es "socialmente contagiosa", extendiéndose de persona a persona en una red social.

El estudio, el primero en examinar este fenómeno, ha desvelado que si una persona se vuelve obesa, aquellas otras personas estrechamente relacionadas con ella tendrán una mayor probabilidad de volverse obesas también. Lo sorprendente es que el mayor efecto se observa entre amigos, y no entre personas que comparten los mismos genes o el mismo hogar.

Según los investigadores, si alguien a quien usted considera amigo se vuelve obeso, las probabilidades para usted de padecer obesidad subirán a un 57 por ciento. Entre amigos mutuos, el efecto es aún más fuerte, con las probabilidades aumentadas en un 171 por ciento.

Christakis y Fowler también estudiaron la influencia de hermanos, cónyuges y vecinos. Entre hermanos, si uno se vuelve obeso, la probabilidad de que el otro también llegue a serlo es del 40 por ciento; entre los esposos, es de un 37 por ciento. No se detectó efecto entre los vecinos, a menos que también fueran amigos.

La obesidad es socialmente contagiosa
Los círculos amarillos corresponden a personas obesas, y los verdes a personas de peso normal. Las líneas indican conexiones de amistad y parentesco. (Foto: James Fowler, UC San Diego)
Los investigadores analizaron datos de un período de 32 años, abarcando a 12.067 adultos, que eran objeto de evaluaciones médicas periódicas como parte de un extenso estudio sobre el corazón.

Christakis y Fowler fueron capaces de cartografiar una red social densamente interconectada entre los sujetos bajo estudio.

Tomó dos años elaborar el mapa de esta red e incluir en el mismo la información del índice de masa corporal de los participantes. Entre las primeras curiosidades que los investigadores notaron fue que, encajando con los hallazgos de otros estudios que señalan la existencia de una epidemia de obesidad en Estados Unidos, la red aumentaba con el paso del tiempo.

También advirtieron de inmediato la existencia de agrupaciones de individuos gruesos y agrupaciones de individuos delgados. El análisis estadístico reveló que estos agrupamientos no pueden ser atribuidos sólo a la formación selectiva de lazos entre las personas de pesos similares. No es el hecho de que a los obesos o a los no obesos les guste hacer amigos entre las personas de peso similar. Más bien hay una relación directa, de tipo causal.

El análisis posterior también sugirió que la influencia de las personas sobre el estatus de obesidad de los demás no puede ser reducida meramente a similitudes en los estilos de vida y el medio, como, por ejemplo, personas compartiendo juntas los mismos alimentos, o relacionándose en las mismas actividades físicas. No sólo tuvieron los hermanos y los cónyuges menos influencia que los amigos, sino que la geografía tampoco desempeña ningún papel. El estremecedor impacto de los amigos parece ser independiente de si viven en la misma región o no.

"Cuando estudiamos el efecto de la distancia, nos encontramos con que el amigo que vive a 500 millas tiene tanto impacto sobre la obesidad de una persona que aquel que vive en la casa de al lado", explica Fowler, que es profesor de ciencias políticas en su universidad, y experto en redes sociales.

En parte porque el estudio también identifica un mayor efecto entre las personas del mismo sexo, los investigadores creen que las personas afectan no sólo al comportamiento de los demás sino que también, de una forma más sutil, a sus normas de conducta o escalas de valores.

"Lo que parece estar sucediendo es que una persona que se vuelve obesa promueve probablemente un cambio en las normas acerca de qué se considera como un peso corporal aceptable. La gente se va convenciendo de que ese sobrepeso es aceptable, ya que las personas con la que se relaciona tienen ese sobrepeso, y este cambio de mentalidad se va propagando", explica Christakis.

"Se trata de una cuestión sobre las ideas de las personas acerca de sus cuerpos y su salud", explica Fowler. "De manera consciente o inconsciente, la gente se guía por otras personas cuando tiene que decidir cuánto puede comer, qué nivel de ejercicio físico debe mantener, y cuál es el límite máximo de peso que no ha de superar. Los efectos sociales, en mi opinión, son mucho más fuertes que lo que se había creído hasta ahora. Ha habido una intensa dedicación a la tarea de hallar genes responsables de la obesidad y de procesos físicos que conducen a la obesidad, y lo que nuestro estudio sugiere es que se debería dedicar igual atención a examinar la vertiente social del problema".

Las implicaciones que el estudio tiene para las políticas dirigidas a combatir el problema de la obesidad, son profundas. Los efectos de Red Social detectados en la propagación de la obesidad, según los resultados de este estudio, alcanzan tres grados de separación, es decir, hasta los amigos de los amigos de nuestros amigos, de modo que cualquier intervención de salud pública que pretenda reducir la obesidad debería tener en cuenta esta circunstancia.

Es obvio que hay casos de obesidad de índole exclusivamente metabólica, en los que ni las dietas para adelgazar ni una férrea voluntad para hacer ejercicio físico y seguir una dieta equilibrada, logran mitigar de manera satisfactoria el problema, a veces solucionable tan sólo mediante el paso por el quirófano (bypass gástrico o cirugía bariátrica), un recurso sin duda mucho más drástico que una simple liposucción. Sin embargo, no es menos cierto que la percepción social de la obesidad desempeña un papel fundamental en el estilo de vida que cada persona acaba llevando, y también en su escala de valores sobre peso y salud.

Por otra parte, tampoco debemos hundirnos en el pesimismo creyendo que nuestros amigos nos engordan: "Cuando ayudamos a alguien a perder peso, no estamos ayudando sólo a una persona, estamos ayudando a perder peso a varias personas", subraya Fowler. "Es importante recordar que nuestro estudio no sólo muestra que ganar peso es socialmente contagioso, sino que también lo es perderlo".


Más artículos
Ejercicio regular inflamación
Interruptores cáncer próstata
Leche de cabra salud
Insomnio crónico problemas
Valor terapéutico meditación
Mecanismos cerebros modernos
Anticuerpos humanos virus SARS
Enzima y copia de genes
Trastorno dismórfico corporal
Hallazgos células de Purkinje
Radioterapia y quimioterapia
Atención neuronas
Las células asesinas inteligentes
Células generar tejido blando
Molécula inhibe producción insulina
Aprender rápido de errores
Genoma humano
Conducta preadolescente y propensión a trasnochar
La obesidad es socialmente contagiosa
Pausa sesión de gimnasia