Medicina

Los personajes digitales alegres venden más los productos que los tristes

(NC&T) Li Gong, profesor de comunicación en la Universidad Estatal de Ohio, quien condujo la investigación, cree que su estudio sobre personajes digitales es importante para muchas aplicaciones, especialmente el comercio electrónico, el aprendizaje y el entretenimiento.

Bastantes páginas en Internet empiezan ahora a presentar personajes humanos digitales, también llamados avatares o agentes. Estos seres humanos digitales pueden ayudar a "ponerle rostro" a los sitios web que venden productos. Aunque los personajes pueden "leer" un texto adoptando una entonación que transmita un cierto tipo de emoción, como por ejemplo alegría o tristeza, no pueden detectar automáticamente, con la tecnología de hoy, la emoción que encaja mejor con cada texto según van pasando de uno a otro, y eso puede afectar a su eficacia como "vendedores".

La investigación de Gong sugiere que los personajes felices influyen mejor sobre la gente.

La investigación implicó al personaje emocionalmente expresivo llamado "Baldi", una cara humana animada que puede también hablar usando un software de vocalización de texto escrito. Baldi, creado por el Laboratorio de Ciencias de la Percepción en la Universidad de California, Santa Cruz, puede sincronizar sus labios perfectamente con un pasaje del texto, "leyéndolo" en voz alta de una manera vívida, capaz de transmitir una emoción específica.

Personajes digitales alegres
Baldi alegre. (Foto: Dominic Massaro)
En este estudio, una versión "triste" de Baldi constantemente fruncía el ceño y sonaba triste mientras leía las reseñas de libros tristes y felices para las personas cuyas reacciones se pretendía analizar. Otra versión, la "alegre", siempre sonreía y sonaba alegre mientras leía las críticas de libros felices y tristes para otros participantes. El Baldi feliz hablaba alto y rápido, y con gran variación de tono, mientras que la versión triste hablaba más bajo, más lento y con poca variación en el tono.

Después de que los dos Baldi leyeron las críticas, Gong encontró que los participantes en el estudio prefirieron la versión "alegre" en lugar de la "triste", sin importar si la reseña del libro se refería a cosas tristes o alegres.

Pero las reacciones de poner una cara feliz no terminaron allí. Los participantes se confesaron más propensos a leer un libro presentado por la cara feliz que por la triste. Les gustaba más un Baldi feliz, pues sentían que como "vendedor" era más "competente" y les merecía mayor "confianza" que la versión triste.
Inteligencia espacial

Más artículos
Amor y horóscopos
Sueño y células cerebrales
Personas atractivas
Personajes digitales alegres
Suturas poliéster natural
Dietas perder peso
Investigación médica de montaña
Genes dejar de fumar
Tranquilizar neuronas hiperactivas
Cirugía sin cicatrices
Dieta para fumadores
Láser para fluidos
Degradación genética
Simulación trastornos cognitivos
Test genómico
Mecanismo de freno en cerebro
Tabaco contra el parkinson
Comparativo hombre y chimpance
Sonido en ilusiones ópticas
Hipertensión y cerebro