La belleza y el cerebro
Medicina

La belleza y el cerebro

(NC&T) "Lo que nos gusta es una función de aquello para lo que nuestra mente ha sido entrenada", afirma Piotr Winkielman, de la Universidad de California en San Diego. "Un estímulo resulta atractivo si entra en el promedio de lo que el observador ha visto, y es, por consiguiente, simple de procesar para su cerebro. En nuestros experimentos, demostramos que podemos hacer atractivo un modelo arbitrario, gracias a preparar a la mente para reconocerlo rápidamente".

La investigación avanza más allá de los resultados de estudios anteriores que establecen que las imágenes prototípicas son tasadas como más bellas o atractivas que las variaciones de las mismas. El fenómeno, a veces referido como el "efecto de la belleza promedio", se descubrió a fines del siglo XIX, y se ilustró quizás de la forma más rotunda por el equipo de Judith Langlois en la Universidad de Texas en Austin, en los años noventa, cuando las personas participantes en el experimento dieron puntuaciones superiores a los retratos robot elaborados por ordenador a partir de 16 rostros, que a cualquiera de las caras individuales componentes (los mismos rostros que habían sido utilizados para crear matemáticamente la imagen promedio).

Otro trabajo posterior demostró que los humanos tenemos preferencias similares por los prototipos en una amplia variedad de categorías, incluyendo a los perros, los pájaros, los peces, los automóviles e incluso los relojes.

Pero la pregunta "¿por qué?" ha permanecido sin respuesta. Una explicación popular es que se trata de una evolución de la selección sexual. La idea es que, al igual que la simetría (otro vaticinador fiable de lo atractivo), lo prototípico señala salud y aptitud, es como una "taquigrafía" del valor de un compañero potencial con quien formar pareja. Por ejemplo, unos ojos inusualmente protuberantes, y por tanto alejados de lo prototípico, podrían ser el síntoma de una enfermedad.

Pero aunque esa explicación puede tener sentido cuando se aplica a las caras humanas, resulta difícil de creer cuando es aplicada a objetos inanimados o animales de una especie diferente, que obviamente no estamos evaluando con propósitos reproductores.

De ahí que Winkielman, con sus colegas de la Universidad de Otago, Nueva Zelanda, y de la Universidad de Denver, se preguntasen por la posible existencia de un mecanismo más básico, que funcionaría al margen de las consideraciones sexuales.

Es bien conocido que los prototipos son atractivos, razonaron los investigadores. También se sabe que son fáciles de procesar para el cerebro (como se ha comprobado midiendo la velocidad con que las personas pueden categorizar lo que están observando). Luego, ¿puede ser, se preguntaron los investigadores, que los prototipos resulten atractivos porque son fáciles de procesar?

Trabajando con patrones de puntos aleatorios y modelos geométricos, en un esfuerzo por usar estímulos que estuvieran libres de todo contenido sexual y llevaran a un principio general de cognición, Winkielman y sus colegas primero "prepararon" el cerebro de los participantes para percibir un prototipo, y después se les pidió que clasificaran grados diferentes de variaciones alrededor de ese mismo prototipo y tasaran su atractivo.

Como se había predicho, los participantes categorizaron a los modelos tanto más deprisa como más se parecían a sus respectivos prototipos. Y también los juzgaron como más atractivos cuanto mayor era su similitud con los prototipos.

Se comprobó claramente la validez de la "regla": A mayor rapidez del observador en clasificar un modelo, mayor es el atractivo de ese modelo para dicho observador.

Los coautores del estudio fueron Jamin Halberstadt, Tedra Fazendeiro y Steve Catty.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Mecanismo del aprendizaje
Ingrediente para protectores solares
Voces en la cabeza
Autodestrucción de células cancerígenas
Rayos X
Destructores de plantas
Visión en tunel
Liberación de medicamentos
Unión neuromuscular
Prevención de fracturas
Perfiles genéticos
Espinacas y vista
Un bronceado más seguro
Prevención del cáncer
La belleza y el cerebro
Base genética del autismo
Movimientos con el cerebro
Pacientes superobesos
Fase inicial del Alzheimer
Atracción magnética