Espinacas y vista
Medicina

Espinacas y vista

(NC&T) La espinaca y otras verduras como el maíz dulce, la col y el brócoli son ricos en una sustancia química llamada luteína que, junto con otro carotenoide, la zeaxantina, forma una sustancia amarilla aceitosa, en el punto central de la retina, que se conoce como mácula. Los carotenoides son compuestos químicos de la familia del caroteno, precursores de la vitamina A.

Se piensa que este aceite amarillo, llamado pigmento macular, protege la mácula de la degeneración relacionada con el envejecimiento, o AMD (de las siglas en inglés de Aging Macular Degeneration), una enfermedad que, según estudios en el Reino Unido, afecta al 12 por ciento de los hombres y al 29 por ciento de las mujeres de más de 75 años de edad.

La mácula es un área pequeña de la retina responsable de la visión de los detalles y colores en el campo central de visión.

"Nuestro trabajo ha encontrado fuertes evidencias que sugieren que el pigmento macular proporciona cierta protección contra la AMD, pero queremos descubrir si el consumo de verduras ricas en estas sustancias químicas tiene un impacto directo en la enfermedad", explica el Dr. Ian Murray, quien dirige la investigación en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Manchester.

Puesto que el pigmento macular se obtiene totalmente de nuestra dieta, es de esperar que el consumo de alimentos que contienen cantidades elevadas de estos compuestos aumentará la presencia de pigmento macular, ayudando así a retardar el proceso degenerativo. Este último estudio en voluntarios con fase temprana de AMD probará esa idea.

Los científicos no entienden todavía el por qué algunas personas son susceptibles a la degeneración macular relacionada con el envejecimiento, y advierten que es probable que la incidencia aumente a medida que la población tiende a alcanzar una mayor edad.

En colaboración con la compañía Tinsley Ophthalmic Instruments, el laboratorio del Dr. Murray ha desarrollado un liviano instrumento que puede medir los niveles de luteína y zeaxantina, así como proporcionar una indicación acerca de si puede relacionarse un nivel bajo de pigmento macular con el deterioro visual prematuro.

Si el instrumento demuestra que el paciente tiene niveles bajos de pigmento macular, entonces puede aconsejarse a los afectados que tomen un suplemento de luteína o zeaxantina, y se les animaría a comer verduras ricas en estos carotenoides.

La AMD es una enfermedad devastadora, en la que las víctimas pierden lentamente la visión central, haciendo virtualmente imposibles la lectura y la mayoría de las actividades diarias. Los factores de riesgo principales para la enfermedad son la edad y los factores hereditarios, pero también se asocia a factores controlables como dietas pobres, el hábito de fumar y la obesidad.

Tener mediciones de su pigmento macular y conocer mejor la salud de sus ojos, podría ser el primer paso hacia un cambio en el estilo de vida para muchas personas.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Mecanismo del aprendizaje
Ingrediente para protectores solares
Voces en la cabeza
Autodestrucción de células cancerígenas
Rayos X
Destructores de plantas
Visión en tunel
Liberación de medicamentos
Unión neuromuscular
Prevención de fracturas
Perfiles genéticos
Espinacas y vista
Un bronceado más seguro
Prevención del cáncer
La belleza y el cerebro
Base genética del autismo
Movimientos con el cerebro
Pacientes superobesos
Fase inicial del Alzheimer
Atracción magnética