Medicina

Las distracciones son la causa de los fallos en la memoria a corto plazo de los ancianos

Éstas son las conclusiones de la investigación efectuada por expertos de la Universidad de California en Berkeley, dirigidos por el Dr. Adam Gazzaley.

Aunque los pacientes de edad más avanzada por lo general manifiestan dificultades para abstraerse de potenciales distracciones, esta es la primera evidencia clara que de ello se obtiene en estudios neurológicos realizados mediante resonancia magnética funcional por imágenes (fMRI, por sus siglas en inglés). Los resultados muestran que los fallos de memoria se deben más a interferencias ocasionadas por información irrelevante que a una incapacidad para analizar debidamente la información relevante.

La dificultad en filtrar distracciones afecta a una amplia variedad de actividades cotidianas, desde conducir un automóvil, hasta leer un periódico, y puede causar un deterioro de la calidad de vida.

Los resultados de este nuevo estudio revelan que concentrarse de manera eficiente en la información relevante no basta para asegurar la correcta asimilación de ésta. Es también necesario filtrar todo aquello que nos distrae. Si no, nuestra memoria de corto plazo, cuya capacidad es limitada, se verá sobrecargada.

El descubrimiento podría significar que la incapacidad para hacer caso omiso de información irrelevante está en el centro de los problemas cognitivos que acompañan al envejecimiento, lo que implicaría, consecuentemente, que los fármacos que actúen sobre esa incapacidad serían más efectivos para mejorar la memoria que aquellos que se limitan a reforzar la capacidad analítica.

Dado que Gazzaley y sus colegas han identificado áreas del cerebro que sirven como balizas de señalización del proceso de concentración y del de ignorar información visual, la fMRI podría ser una buena herramienta para evaluar el resultado de terapias diseñadas para mejorar la memoria y para diagnosticar problemas de atención y de memoria en jóvenes y ancianos.

El equipo de investigación comparó jóvenes de entre 19 y 30 años con mayores de entre 60 y 77, utilizando un simple test de memoria que introducía información irrelevante. El test era realizado mientras la actividad cerebral de la persona evaluada era analizada mediante fMRI.

Causa fallos de memoria
Arriba, imágenes del cerebro de jóvenes adultos, y abajo, de ancianos. A la izquierda, cuando unos y otros intentan ignorar escenas, y a la derecha, cuando tratan de recordarlas. (Foto: Adam Gazzaley/UC Berkeley )
Mientras que los jóvenes pudieron fácilmente suprimir la actividad cerebral en las áreas que procesaban información sin importancia, los mayores, por regla general, no lo consiguieron. Sin embargo, ambos grupos fueron igualmente capaces de intensificar la actividad cerebral en las áreas que se ocupaban de analizar informaciones importantes para la tarea intelectual objeto del test.

Un hecho que sorprendió a Gazzaley sus colegas fue que 6 de los 16 adultos mayores estudiados no sólo conservaban intacta su memoria de corto plazo, sino también su habilidad de filtrar datos irrelevantes. Esto sugiere que algunas personas son capaces de evitar el deterioro de memoria asociado al envejecimiento, y Gazzaley espera ahora descubrir la causa.


Más artículos
Biosensores monitoreo a distancia
Genoma chimpance humano
Estudio química cerebral
Restricción calórica longevidad humana
Influencia en consumidores
Arritmias y deporte
Interacción temperatura hidratación
Evolución cerebro humano
Código de memoria
Actuación Antrax
Intensidad dolor
Interpretación cerebro sonidos
Causa fallos de memoria
Archivo del duelo
Atrofia muscular
Agua Mississippi en mar
Cambios nerviosos por diabetes
Fallos pruebas huellas dactilares
Tiempo congelación pescado
Descubrimiento ciudad maya