Restricción calórica longevidad humana
Medicina

La restricción calórica no prolongará de modo espectacular la longevidad humana

Los científicos han sabido durante seis décadas que disminuir la ingestión calórica de los roedores en un 40 ó 50 por ciento da por resultado vidas mucho más largas para ellos. Se ha encontrado el mismo resultado en peces, arañas y muchas otras especies.

Restringir la ingestión calórica de ratones en un 10 por ciento hace que vivan más que si tienen acceso ilimitado a la comida. Si la restricción es del 20 por ciento, viven aún más. Si es del 50, su longevidad aumenta todavía más. Pero si alcanza el 60 por ciento, mueren prematuramente de inanición. John Phelan, biólogo evolucionista de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) se remite a esta curva de resultados para ilustrar lo delgada que es la frontera entre los efectos beneficiosos de la restricción calórica y los perjudiciales. "El Ser Humano no obtendrá los mismos resultados que experimentan los roedores al restringir severamente las calorías", alerta. "La restricción calórica no es una panacea. Aunque tiende a ser casi universal en cuanto a sus efectos positivos para la longevidad, el beneficio para los humanos va a ser pequeño, incluso si restringimos nuestra ingestión calórica de manera sustancial y durante largos períodos de tiempo".

Phelan y Michael Rose, profesor de ecología y biología evolucionista en la Universidad de California en Irvine, han desarrollado el primer modelo matemático que demuestra la relación entre consumo calórico y longevidad, usando datos representativos de experimentos controlados con roedores, así como estudios publicados sobre dieta y longevidad en humanos.

Su modelo matemático muestra que, ciertamente, las personas que consumen los mayores totales en calorías tienen una esperanza de vida más corta, pero también que si la gente restringe severamente sus calorías a lo largo de su existencia, su esperanza de vida aumenta tan sólo entre un 3 y un 7 por ciento, mucho menos que los 20 o más años adicionales que algunos han esperado se podrían alcanzar por restricción calórica drástica. Phelan incluso considera que el 3 por ciento es más probable que el 7 por ciento. Su conclusión es que los pocos años extra de vida no valen el sufrimiento necesario para alcanzarlos.

"Aunque la relación entre cuánto comemos y nuestra esperanza de vida no es tan dramática, sí hay costos humanos muy reales en tener sobrepeso, incluyendo un mayor riesgo de enfermedades del corazón y otras dolencias peligrosas", matiza Phelan. No debemos pues descuidar la importancia de seguir una dieta sana.

Los datos sobre sujetos humanos con los que se ha trabajado en el modelo matemático incluyen la ingestión calórica de personas en Japón, así como su longevidad, comparada con atletas de lucha Sumo, los cuales consumen más de dos veces la dieta masculina normal, y con los hombres de Okinawa, que consumen menos calorías que el varón japonés medio.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Biosensores monitoreo a distancia
Genoma chimpance humano
Estudio química cerebral
Restricción calórica longevidad humana
Influencia en consumidores
Arritmias y deporte
Interacción temperatura hidratación
Evolución cerebro humano
Código de memoria
Actuación Antrax
Intensidad dolor
Interpretación cerebro sonidos
Causa fallos de memoria
Archivo del duelo
Atrofia muscular
Agua Mississippi en mar
Cambios nerviosos por diabetes
Fallos pruebas huellas dactilares
Tiempo congelación pescado
Descubrimiento ciudad maya