Medicina

Nuestros genes hacen que nos guste la gente "similar" a nosotros

Los autores del estudio también han sugerido que la preferencia por compañeros similares a nosotros es en parte debida a nuestros genes.

La investigación fue llevada a cabo por J. Philippe Rushton y Trudy Ann Bons de la Universidad del Oeste de Ontario.

Varios cientos de pares de gemelos idénticos (que comparten toda su herencia genética) y gemelos fraternales (que comparten cerca de la mitad de sus genes), junto a sus cónyuges y sus mejores amigos, recibieron un cuestionario de 130 preguntas que medían los antecedentes sociales, la personalidad y las aptitudes. Los gemelos resultaron ser tan similares a sus esposas y amigos como lo eran a sus mellizos fraternales, aunque no tanto como a sus gemelos idénticos. Las esposas de gemelos idénticos eran además más similares entre sí que las esposas de gemelos fraternales. Lo mismo se cumplía con los mejores amigos de los mellizos.

Los investigadores compararon los efectos de la genética y los del entorno sobre la elección de compañero entre gemelos idénticos, y encontraron que su preferencia por esposas y amigos parecidos a ellos mismos se debía en un 34 por ciento a los genes compartidos de los participantes, en un 12 por ciento al ambiente común, y en un 54 por ciento a factores de sus entornos individuales. Esto significa que existe un componente genético considerable en nuestra tendencia a buscar gente similar a nosotros.

Según los autores del estudio, de entre un conjunto de alternativas posibles, la gente busca a quienes son más compatibles con sus genotipos. Así, las personas prefieren a las de su tipo; las extrovertidas prefieren a las extrovertidas, las tradicionalistas a las tradicionalistas, etcétera.

Los criterios que inconscientemente aparecen en la elección de las personas que nos acompañan, encajan con la teoría de la psicología evolutiva de que las preferencias sociales siguen un patrón de similitud genética.

Al confraternizar con esas personas que nos son afines, y eventualmente emparejarnos con algunas de ellas, lo que estamos haciendo es intentar asegurar que nuestro propio segmento del acervo genético sea mantenido a salvo, y acabe siendo transmitido a las futuras generaciones, según los autores del trabajo.

Sin embargo, Rushton se muestra cauteloso en cuanto a llevar demasiado lejos las conclusiones del estudio. "Más de la mitad de la varianza era debida a efectos ambientales únicos, tales como estar en el lugar correcto en el momento correcto. La similitud es sólo uno de muchos factores en la elección de pareja".


Más artículos
Curación estrés
Conmoción cerebral
Enfermedad de Beethoven
Cerebros de autistas
Dulce analgésico
Movimiento clave
Imaginar pensamiento
Cerebro no nota parpadeos
Toxinas impulsan sentido gusto
Mujeres sienten más dolor
Genes seleccionan gente similar
Conocer dietas ancestros
Reacciones ante amenaza masculinidad
Rastreando cocaína en alcantarillas
Diagnóstico enfermedades infecciosas
<
Detalles cómo extiende cáncer
Hombres y mujeres difieren confiar
Relación videojuegos conductas agresivas
Cerebro reconoce imágenes