Bebes aprendizaje lenguaje
Medicina

Los bebés usan sus nombres para aprender el lenguaje

(NC&T) Esto es lo que se desprende del estudio efectuado por la psicóloga Heather Bortfeld de la Texas A&M University, quien estudia el desarrollo del lenguaje en niños de corta edad.

La investigación de Bortfeld demuestra que los bebés utilizan palabras que les resultan familiares, entre ellas su nombre, como una especie de "anclaje" en el flujo del habla que perciben. Un bebé de tan sólo seis meses puede aprender a reconocer una palabra individual que siga a su propio nombre, incluso después de oír ambas palabras como parte de frases enteras, según estima Bortfeld, que trabajó en el proyecto con colegas de la Universidad de Brown y de la Universidad de Delaware.

El reconocimiento conduce a la segmentación del flujo del habla. Y la segmentación es un paso crítico en el aprendizaje de una lengua. Se sabe por investigaciones anteriores, que a la edad de seis meses, los bebés reconocen sus nombres si son pronunciados en una conversación fluida entre adultos, así que presumiblemente deben poder utilizar la función del reconocimiento para dividir lo que oyen en fragmentos y reconocer nuevas palabras.

De la misma manera que una persona puede tener dificultad en entender un idioma extranjero porque le es difícil saber dónde comienza una palabra y dónde otra, los bebés hacen frente a un desafío similar al aprender el lenguaje.

La investigación de Bortfeld demuestra que los bebés pueden comenzar a discernir las palabras que preceden y que suceden a sus nombres, lo que convierte a éstos en una pieza fundamental para aprender el idioma.

Bortfeld y sus colegas estudiaron bebés poniéndolos a escuchar frases que contenían un emparejamiento de palabras, un blanco y su propio nombre, como por ejemplo "la taza de Emma está aquí". Los bebés escucharon también un nombre distinto con otras palabras, al estilo de "la bici de Autumn está aquí". Después de escuchar las frases, sólo se pronunció la palabra blanco: "taza" o "bici". Los bebés mostraron mayor interés al escuchar la palabra que había seguido a sus propios nombres, que a las que no estaban relacionadas con ellos.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Uvas cáncer
Electroacupuntura
Infección lentes contacto
Blanco prevención tumores
Orígen sistema nervioso
Violencia deporte
Hígado colesterol bueno
Ébola
Dieta mediterránea
Publicidad emotiva
Alcohol lactancia
Invidentes representación objetos
Acelerador lineal radioterapia
Sueño música
Móvil tumores
Razonamiento psicológico
Bebes aprendizaje lenguaje
Microbios intestino medicamentos
Bioestructuras tridimensionales
Percepción tres dimensiones