Pautas en la evolución linguística
Matemáticas

La evolución linguística sigue pautas propias de la selección natural

(NC&T) El análisis matemático de esta evolución lingüística revela que la conjugación de los verbos irregulares se comporta de una manera sumamente regular, hasta el punto de que se pueden predecir las futuras fases de la trayectoria evolutiva de un verbo. Antes, los idiomas se consideraban sistemas demasiado confusos y difíciles para ser estudiados matemáticamente, pero ahora estos investigadores han sido capaces de cuantificar con éxito un aspecto del cambio y desarrollo del idioma. Lieberman, Michel y sus colegas partieron para su nuevo trabajo de estudios realizados anteriormente sobre siete reglas que competían unas contra otras para la conjugación de los verbos en el inglés antiguo. El uso de seis de estas reglas se ha ido perdiendo gradualmente con el paso del tiempo. Encontraron que la única regla superviviente, que agrega el sufijo "-ed" para formar el pasado simple y el participio pasado, contribuye a la decadencia evolutiva de los verbos irregulares ingleses según una función matemática específica: Se regularizan a un ritmo inversamente proporcional a la raíz cuadrada de su frecuencia de uso. En otros términos, un verbo empleado con una frecuencia 100 veces menor, evolucionará 10 veces más rápidamente.
Pautas en la evolución linguística
Cuanto más se usa un verbo irregular más difícil será que se regularice. (Foto: Jonathan Saragosti)
Para desarrollar esta fórmula, los investigadores rastrearon el estado de 177 verbos irregulares del inglés antiguo a través de los cambios lingüísticos producidos en el inglés medieval y luego en el inglés moderno. De estos 177 verbos que eran irregulares hace 1.200 años, quedaban 145 irregulares en el inglés medieval posterior y sólo 98 siguen siendo irregulares hoy. Lieberman y el grupo de Michel computaron la "longevidad" de los verbos irregulares supervivientes para predecir cuánto tiempo deberá transcurrir para que se regularicen. Los más comunes, como "be" (en español, ser o estar), y "think" (pensar), tienen una longevidad esperada tan larga (38.800 y 14.400 años, respectivamente) que a efectos prácticos nunca serán regulares. Los verbos irregulares con menores frecuencias de uso, como "shrive" (en español, confesar) y "smite" (golpear) con longevidades esperadas de 300 y 700 años, respectivamente, es mucho más probable que sucumban a la regularización.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos sobre...
Perfil Torre Eiffel
Calcular riesgo inversiones
Política matemáticas
Simulación caos
Teoría subastas
Airbags riesgos
Matemáticas y flamenco
Conjetura de Kato
Propagación mundial enfermedades
Procesamiento matemático del ruido
Evolución de ciudades
Matemáticas de la invisibilidad
Matematicas del siglo XX
Matemáticas otras dimensiones
Conexión preferencial en redes
Cuasicristales
Aritmética infantil
Programación matemática
Los hindúes se adelantaron a Newton
Pautas en la evolución linguística