Ingeniería

Aeronave sin alas parecida a un platillo volante

(NC&T) El prototipo propuesto es pequeño. La aeronave medirá menos de 15 centímetros de extremo a extremo, y será lo bastante eficiente como para poder ser alimentada completamente por las baterías de a bordo.

Roy afirma que el diseño se puede adaptar para versiones de mayor tamaño del vehículo y que, en teoría, debería dar los mismos buenos resultados. Pero incluso en su versión inicial en miniatura, el diseño ya tiene muchas aplicaciones potenciales.

Las funciones más obvias serían de vigilancia y navegación. La aeronave se podría diseñar para llevar una fuente de luz y una cámara, y ser controlada de forma remota a grandes distancias.

Este platillo volador podría algún día moverse a través de atmósferas diferentes a la de la Tierra. Por ejemplo, la aeronave sería un vehículo ideal para la exploración de Titán (una de las lunas de Saturno), que tiene baja gravedad y una atmósfera de alta densidad.

Aeronave sin alas
Así sería el vehículo volando en la atmósfera marciana. (Foto: Danielle Zawoy/University of Florida)
La Fuerza Aérea de Estados Unidos y la NASA han expresado interés en la aeronave, y la universidad está realizando gestiones para licenciar el diseño.

El vehículo será accionado por un fenómeno llamado magnetohidrodinámica, o la fuerza creada cuando una corriente o un campo magnético se hace pasar a través de un fluido conductor. En el caso de la aeronave de Roy, el fluido conductor será creado por electrodos que cubren cada una de las superficies del vehículo e ionizan el aire circundante convirtiéndolo en plasma.

La fuerza creada por el paso de una corriente eléctrica a través del plasma empuja el aire circundante a su alrededor y esa turbulencia aérea genera la fuerza de elevación, le imprime el impulso y proporciona estabilidad contra las ráfagas de viento. Para maximizar el área del contacto entre el aire y el vehículo, el diseño de Roy es parcialmente hueco y continuamente curvo.

Uno de los aspectos más revolucionarios del uso que Roy hace de la magnetohidrodinámica es que el vehículo no tendrá ninguna pieza móvil. La carencia de piezas mecánicas tradicionales, susceptibles a roturas por la gran tensión mecánica que soportan, tales como hélices o turbinas, debería proporcionar una enorme fiabilidad. Tal diseño también permitirá al WEAV permanecer inmóvil en el aire y despegar verticalmente.




Más artículos
Microrrobots de alta precisión
Identificar personas por su forma de andar
Baterías para automóviles híbridos
Fallos en maquinaria industrial
Tipos de paneles solares
Aeronave sin alas
Generar electricidad de un automóvil
Ordenadores del futuro
Imperfecciones de una célula solar
Tecnología de refrigeración de chips
Crecimiento óseo
Sistema de invisibilidad óptica
Electricidad a partir de las olas
Energía solar de las ventanas
Almacenamiento energético por aire comprimido
Ruido en tejados metálicos
Copiar a la naturaleza para volar
Lámparas led de bajo costo
Nanobalanza
Cámara de ojo electrónico