Ingeniería

Globos inteligentes para tareas de meteorología

(NC&T) Estos nuevos globos inteligentes, que están ahora en su cuarta generación, proporcionan datos tales como temperatura, precipitaciones, presión barométrica, humedad, radiación solar, temperatura infrarroja de la superficie, y nivel de ozono.

Los globos de investigación de la NOAA han evolucionado hasta convertirse en fuentes fiables y en tiempo real de datos sobre las condiciones meteorológicas y atmosféricas, permaneciendo en vuelo con todo tipo de tiempo meteorológico. Los globos actuales pueden resistir un tiempo tan adverso como el desatado por un huracán, y recolectar una amplia gama de datos, superando por mucho en prestaciones a sus predecesores.

Estos nuevos globos inteligentes también están provistos con dispositivos GPS, que permiten a los científicos rastrear su posición, velocidad, altitud y trayectoria de vuelo.

Construidos con el tejido denominado Spectra, los globos de esta cuarta generación se alimentan por medio de una batería recargable de ion-litio que es cargada por células solares flexibles instaladas en la parte superior del globo. La fuente de energía recargable proporciona al globo comunicaciones bidireccionales mundiales vía satélite para la transmisión de los datos que recolecta y para las órdenes de los operadores que lo controlan.

Globos para meteorología
Globo inteligente, inspeccionado por Randy Johnson. (Foto: NOAA)
Como la instrumentación a bordo es el componente fundamental de estos laboratorios de investigación en el cielo, su protección es crucial. Esto se logra insertando los componentes en un cilindro de protección hecho de fibra de vidrio, algo más grande que un frasco para galletas. Para una mayor protección del tejido, estos globos están provistos con una película de poliuretano que cubre una gran porción de la parte superior del exterior del globo, para impedir que la lluvia y la condensación empapen el tejido y produzcan un aumento excesivo de su peso.

Capaces de realizar vuelos transoceánicos, los globos inteligentes permiten a los científicos determinar la concentración de ozono de las masas de aire circundantes durante su trayectoria, registrando continuamente las condiciones meteorológicas a lo largo del vuelo; datos que son valiosos para los estudios sobre el cambio climático.

Es probable que en el futuro estos globos se puedan emplear para grabar datos nunca antes obtenidos sobre los huracanes. Los globos se liberarían desde una situación estratégica que les permitiera capturar el "flujo entrante" en el huracán y recolectar, junto con un sinnúmero de otros datos, la información termodinámica de la tormenta que pueda sumarse a los datos de los aviones de reconocimiento, con el fin de proporcionar un cuadro más completo y exacto de la intensidad y los cambios de las tormentas.


Más artículos
Residuos nucleares
Ventajas de los biocombustibles
Nuevos combustibles: hidrógeno
Molécula de antraquinona
Habilidades físicas
Motor de aire comprimido
Nuevo sensor acústico
Memoria molecular
Asistencia a la conducción
Menos vibraciones en los automóviles
Cámaras de alta resolución
Aspa de turbina eólica
El vuelo de los abejorros
Nanopartículas magnéticas
Globos para meteorología
Conductancia de los nanocables
Óptica de alto rendimiento
Desperdicios para combustible
Sistemas de sonar
Sistema detector de radiación