Ingeniería

Un nuevo sensor detecta la direccion del sonido bajo el agua

(NC&T) Haciendo uso de fibras ópticas, investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia (Georgia Tech) han hallado la forma de crear un sensor que detecta de dónde procede el sonido percibido bajo el agua. Este componente direccional significa una mejora importante con respecto a la tecnología actual.

"Detectar sonidos leves bajo el agua puede resultar bastante complicado", explica François Guillot, un ingeniero investigador del Georgia Tech. "Pero nuestro sensor detecta sonidos débiles por encima del ruido oceánico de fondo, y, además, proporciona información direccional".

El sensor utiliza un mecanismo inspirado en la forma de oír de los peces bajo el agua. Dentro del oído de un pez, hay miles de pelillos que se mueven cuando una onda sonora lo recorre. Esos pelillos se comunican con nervios, permitiendo que el pez oiga bajo el agua. Fue la gran eficacia del sistema de detección sonora de los peces, que los salva de ser devorados, la razón por la que los investigadores del Georgia Tech eligieron ese sistema como modelo a imitar.

En el campo de la acústica submarina, siempre existe la necesidad de desarrollar sensores más sofisticados. En el ámbito militar, por ejemplo, la marina estadounidense actualmente remolca largas líneas de hidrófonos para escuchar los sonidos submarinos, de manera muy similar a cómo un micrófono escucha los sonidos en el aire. Un hidrófono mide los cambios de presión asociados con la propagación de una onda sonora. Convierte la energía acústica en eléctrica, y se emplea en sistemas subacuáticos pasivos con el único propósito de escuchar. Un hidrófono identifica un sonido cercano, y múltiples hidrófobos pueden ayudar a interpretar la dirección de procedencia. Pero la ambigüedad direccional existe. Una red de hidrófonos no puede precisar si el sonido viene de la izquierda o la derecha.

Nuevo sensor acústico
Prototipo del sensor de sonido submarino. (Foto: Georgia Institute of Technology)
Guillot y sus colaboradores David Trivett y Peter Rogers han desarrollado un detector de sonidos más compacto y más sensible que proporciona información direccional sin ambigüedades. Además, el sensor puede modificarse para medir la deformación del agua asociada con una onda sonora, una cantidad que suele resultar difícil de medir porque se necesitan instrumentos muy sensibles. Este nuevo sensor ha demostrado que puede ser modificado con éxito para detectar esa deformación del agua causada por la acústica, lo cual perfeccionará la información direccional.


Más artículos
Residuos nucleares
Ventajas de los biocombustibles
Nuevos combustibles: hidrógeno
Molécula de antraquinona
Habilidades físicas
Motor de aire comprimido
Nuevo sensor acústico
Memoria molecular
Asistencia a la conducción
Menos vibraciones en los automóviles
Cámaras de alta resolución
Aspa de turbina eólica
El vuelo de los abejorros
Nanopartículas magnéticas
Globos para meteorología
Conductancia de los nanocables
Óptica de alto rendimiento
Desperdicios para combustible
Sistemas de sonar
Sistema detector de radiación