Vestuario protección personal
Ingeniería

Mejor vestuario de protección personal gracias a un nuevo procesamiento de materiales

El carburo de boro es el material elegido por el departamento de defensa de los EE.UU. para la protección personal. Éste es el tercer material más duro en la Tierra, y además es extremadamente liviano, pero su talón de Aquiles atrajo hace cinco años el interés de Robert Speyer, investigador del Instituto de Tecnología de Georgia.

Speyer sabía que el polvo de carburo de boro usado para fabricar las protecciones tiene la reputación de soportar mal su proceso de sinterización. Éste consiste en un tratamiento a alta temperatura en el cual las partículas se aglutinan, sin derretirse, para eliminar poros entre ellas en estado sólido. Un sinterizado pobre conduce a un material más poroso que resulta más frágil, y esto no es bueno para el soldado que depende de él para frenar una bala.

Determinado a entender el problema del sinterizado, Speyer construyó un instrumento llamado dilatómetro diferencial, para medir la expansión y contracción de los materiales durante el tratamiento de sinterizado a temperaturas tan altas como 2.370 grados Celsius.

Vestuario protección personal
Robert Speyer junto a una muestra del material estudiado. ((Foto: Georgia Tech/Gary Meek))
"Cuando una partícula compacta se sinteriza, se encoge entre un 12 y un 15 por ciento. Hay distintos matices en esta contracción, y si se los vigila con precisión mediante un dilatómetro, es posible saber qué está pasando en las diferentes etapas del proceso de sinterización. Entonces usamos esa información junto con técnicas de caracterización de materiales para deducir los motivos por los cuales el carburo de boro no se sinteriza bien", explica Speyer.

A partir de estos hallazgos, Speyer y su equipo de investigadores han creado un nuevo proceso de formación de carburo de boro basado en un control metódico de las condiciones térmicas y atmosféricas durante el sinterizado. El método proporciona mayor densidad relativa y así mejora la resistencia balística en las protecciones actualmente disponibles. Cabe aclarar que la densidad relativa es un porcentaje que indica cuán cercano está un material a su densidad teórica, lo que indica ausencia de poros.

Además de las protecciones personales, las posibles aplicaciones militares incluyen protecciones para componentes críticos de equipamientos y vehículos, como por ejemplo las aeronaves. En el ámbito civil, las aplicaciones atañen a cualquier industria capaz de explotar la gran resistencia del carburo de boro.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Células solares baratas
Células solares de nanocristal
Analizador sónico de gas
Capacidad depósito combustible
Puente del Milenio Londres
Simio gorila gigante
Formación de cristales
Sistema para evitar el fuego amigo
Edificios inteligentes servicios urgencias
Humanos modernos en Asia
Energía del hidrógeno
Bicicleta eléctrica pila combustible
Revolución nanotecnológica
Nanojaulas llenas con hidrógeno
Metamateriales índice de refracción
Fluídos magneto-reológicos suspensión automóviles
Recicladores de agua
Vestuario protección personal
Nanosensor puntos cuánticos detectar ADN
Material resistente a corrosión puentes