Recicladores de agua
Ingeniería

La próxima generación de recicladores de agua

Este sistema de reciclaje (GROW son sus siglas en inglés), utiliza plantas semiacuáticas para tratar el agua previamente empleada en tareas de lavado y que habitualmente se consideraría desechable, de modo que pueda utilizarse otra vez en ciertas actividades como por ejemplo la descarga de agua en el inodoro después de usarlo.

GROW es una idea madurada por Chris Shirley-Smith, cuya compañía Water Works UK colabora con el Imperial College de Londres y la Universidad de Cranfield. Los fondos para la investigación son suministrados por el Consejo de Investigaciones Científicas en Ingeniería y Física.

La llamada agua gris, de lavamanos, bañeras y duchas, se bombea hacia el sistema de purificación que se construye en la azotea de un bloque de viviendas u oficinas. Consiste en una estructura inclinada de canales horizontales interconectados. Sembradas en estos canales hay hileras de plantas escogidas para la tarea, que filtran el agua gris, la cual discurre muy despacio por la estructura del sistema GROW, mientras, de forma natural, las raíces de las plantas eliminan los elementos contaminantes en ella disueltos. El agua verde, que es como se denomina a esta agua reciclada, no es potable, y será teñida con un color vegetal que destaca este hecho, pero puede utilizarse para descargar el inodoro o regar plantas.

Más de la mitad del agua que se utiliza en casa o en el trabajo no requiere ser necesariamente potable; sin embargo, procede de las mismas fuentes puras por las que nos llega el agua a través de los grifos de nuestra cocina. Usando el sistema GROW, la mayor parte del agua que llega a un edificio puede utilizarse dos veces antes de ser arrojada al sistema de alcantarillado.

Recicladores de agua
Ejemplo de tejado GROW. ((Foto: EPSRC))
Es importante hacer una elección adecuada de las plantas semiacuáticas a emplear. Una de las más eficaces es la Mentha aquatica L., cuyas raíces tienen cualidades desinfectantes. Hay otras especies de plantas aptas para la tarea, como la Iris pseudacorus, la Caltha leptosepala y el junco común. Se eligen teniendo en cuenta su resistencia a los contaminantes que absorben. Al plantar más de una especie, los ingenieros toman precauciones ante la posibilidad de que una cantidad inusual de agua sucia exceda el nivel particular de tolerancia de alguna especie. Si alguna especie desaparece, habrá otras allí que continúen el trabajo hasta que se sustituyan las plantas muertas.

Algo interesante sobre el sistema es que no requiere de la llamada Alta Tecnología, al menos según los conceptos a los que estamos acostumbrados. El sistema no requiere un mantenimiento sofisticado, sino tan sólo la atención que le dedicaríamos a cualquier otro jardín.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Células solares baratas
Células solares de nanocristal
Analizador sónico de gas
Capacidad depósito combustible
Puente del Milenio Londres
Simio gorila gigante
Formación de cristales
Sistema para evitar el fuego amigo
Edificios inteligentes servicios urgencias
Humanos modernos en Asia
Energía del hidrógeno
Bicicleta eléctrica pila combustible
Revolución nanotecnológica
Nanojaulas llenas con hidrógeno
Metamateriales índice de refracción
Fluídos magneto-reológicos suspensión automóviles
Recicladores de agua
Vestuario protección personal
Nanosensor puntos cuánticos detectar ADN
Material resistente a corrosión puentes