Revolución nanotecnológica
Ingeniería

¿Una nueva revolución nanotecnológica?

Si la teoría de Salvatore Torquato, un científico de la Universidad de Princeton, se confirma, ello podría tener implicaciones radicales, no sólo para industrias como la de las telecomunicaciones y la de los ordenadores, sino también para nuestra comprensión de la naturaleza de la vida.

Torquato y sus colegas han perfilado una aproximación matemática que les permitiría producir las configuraciones deseadas de nanopartículas, manipulando la manera en que éstas interactúan recíprocamente.

Esto, dicho así, puede no significar mucho para el ciudadano normal, pero para la comunidad científica es una propuesta bastante asombrosa.

"En cierto sentido, esto nos permitiría emular a Dios, porque el método crea en la computadora nuevos tipos de partículas cuyas interacciones se ajustan con precisión para conformar la estructura deseada", ha declarado Pablo Debenedetti, profesor de ingeniería química de la Universidad de Princeton.

El procedimiento normal en la nanotecnología es dar con nuevas estructuras químicas a través del método de prueba y error, permitiendo que las partes constitutivas reaccionen unas con otras como lo hacen en la naturaleza, y comprobando entonces si el resultado es útil.

Los nanotecnólogos confían en algo llamado el "autoensamblaje". El concepto se refiere al hecho de que los ladrillos moleculares no tengan que ser ensamblados en una especie de fábrica miniaturizada. En vez de eso, bajo las condiciones adecuadas, dichos "ladrillos" se colocarán espontáneamente por sí mismos, formando estructuras mayores, cuidadosamente organizadas. La biología ofrece muchos ejemplos extraordinarios de autoensamblaje, incluida la formación de la doble hélice del ADN.

Pero Torquato y sus colegas han tomado un camino inverso al autoensamblaje. En lugar de emplear el método tradicional de la prueba y el error de éste, usado por los nanotecnólogos y que es posible encontrar en la naturaleza, ellos empiezan con un diseño exacto de la nanoestructura que quieren construir.

Revolución nanotecnológica
Celosía en forma de panal de abeja. ((Foto: Princeton University))
''Si uno piensa en un nanomaterial como en una casa, nuestra estrategia permite al científico actuar como el arquitecto, el contratista, y el obrero manual, todos en uno", explica Torquato. "Nosotros diseñamos los componentes estructurales básicos de la casa, para que interactúen entre sí, de manera tal que cuando usted los junte al azar, ellos mismos se congreguen, fabricando la casa deseada.

Por el contrario, para hacer lo mismo usando las técnicas actuales, el científico tendría que llevar a cabo interminables experimentos para fabricar la misma casa, y finalmente el investigador podría no terminar fabricándola, sino más bien, hablando metafóricamente, un garaje, un establo, o un granero.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Células solares baratas
Células solares de nanocristal
Analizador sónico de gas
Capacidad depósito combustible
Puente del Milenio Londres
Simio gorila gigante
Formación de cristales
Sistema para evitar el fuego amigo
Edificios inteligentes servicios urgencias
Humanos modernos en Asia
Energía del hidrógeno
Bicicleta eléctrica pila combustible
Revolución nanotecnológica
Nanojaulas llenas con hidrógeno
Metamateriales índice de refracción
Fluídos magneto-reológicos suspensión automóviles
Recicladores de agua
Vestuario protección personal
Nanosensor puntos cuánticos detectar ADN
Material resistente a corrosión puentes