Informática

La construcción de la primera supercomputadora espacial

(NC&T) Ingenieros de la Universidad de Florida y de la compañía Honeywell Aerospace están diseñando y construyendo el ordenador que será 100 veces más rápido que cualquier otro de los que hoy viajan al espacio. Su lanzamiento está planeado para el año 2009 a bordo de un cohete de la NASA, en una misión de prueba. Una computadora así es necesaria para procesar con rapidez la creciente cantidad de datos reunidos por los satélites científicos más avanzados. También es necesaria para que las sondas espaciales puedan tomar decisiones más rápidas por sí solas, independientemente de sus controladores en la Tierra.

Los ordenadores se han vuelto mucho más potentes y veloces en las últimas décadas, pero esos avances se han limitado al hardware diseñado para operar en la Tierra. El motivo es que a todos los ordenadores enviados al espacio se les debe reforzar de un modo especial para protegerlos de las radiaciones cósmicas que circulan fuera de la atmósfera terrestre. El proceso para acorazarlos conlleva restar velocidad a su rendimiento, e incrementa su tamaño y precio. El resultado es que aún cuando los satélites y las sondas espaciales han mejorado mucho su capacidad de recopilar información, la mayoría de sus datos debe enviarse a las estaciones en Tierra para su procesamiento, y las velocidades de transmisión de esas naves hacia la Tierra no son muy altas.

Los actuales vehículos no tripulados también tienen bastante limitadas sus habilidades para actuar de forma independiente, por lo que deben apoyarse mucho en informar a la Tierra y aguardar instrucciones. Las grandes distancias espaciales hacen imposible que los controladores de la misión en tierra respondan en tiempo real a sucesos inesperados o de corta duración a los que se enfrentan los vehículos. Si las sondas tuvieran ordenadores más sofisticados a bordo, podrían tomar más a menudo sus propias decisiones, como por ejemplo, seleccionar de inmediato el mejor sensor o la mejor cámara para registrar un suceso momentáneo de interés.

Para ser totalmente autónoma, una nave robótica necesita una gran capacidad de computación, y, hasta el momento, las tecnologías de procesamiento espacial convencionales no han sido capaces de alcanzar el alto rendimiento informático requerido.

Supercomputadora espacial
Alan George (derecha), e Ian Troxel trabajan en el proyecto. (Foto: U. Florida)
La computadora de la Universidad de Florida y Honeywell Aerospace ha sido concebida con la idea de que modernice tanto la capacidad de computación de los satélites como la de las sondas, gracias a un diseño innovador. El propósito es solventar el problema de las radiaciones emitidas por las erupciones solares y otros fenómenos astrofísicos violentos, sin tener que acorazar los componentes electrónicos, elaborando un software que permita al ordenador sobrevivir a desperfectos y errores causados por las radiaciones. La idea central de esta estrategia es que cuando se sabe que los componentes van a fallar, se puede diseñar al sistema para que automáticamente se adapte y, por tanto, mitigue los efectos de ese fallo.


Más artículos
Supercomputadora espacial
Computación óptica
Dispositivos magnéticos
Censura en Internet
Bittyran, archivos compartidos
Software de fotografía en 3-d
Gusanos informáticos
Socialización online
Chip molecular
Lectura informatizada de labios
Rediseñar internet
Eternidad virtual
Software accidentes tránsito
Sistema p2p
Sala realidad virtual
Procesamiento cerebral visual
Autoensamblaje de origen natural
Monumentos del pasado
Tecnología de invisibilidad
Cubo de Rubik