Tecnología emergente
Informática

La fórmula de un pigmento de hace 225 años podría ser clave en una tecnología emergente

(NC&T) Esa podría ser la rapidez de activación que ostenten dispositivos futuros, gracias a su capacidad para permitir la manipulación de los electrones por sus propiedades magnéticas, así como por su carga eléctrica. La habilidad para manipular el magnetismo de los electrones, además de la de controlar su flujo de carga, posee el potencial para hacer viable la creación de nuevas y amplias prestaciones para los ordenadores y otros dispositivos, y es la base de una tecnología emergente llamada "espintrónica".

Una importante barrera para crear tales dispositivos es la de encontrar materiales semiconductores magnéticos no "volátiles", o sea que no se desmagneticen fácilmente. Hasta ahora, los únicos materiales encontrados que reúnen esos requisitos, operan sólo a la decididamente incómoda temperatura de 200 grados Celsius bajo cero.

Pero ahora, un equipo de investigadores ha demostrado que un material (una mezcla de óxido de cinc y cobalto inicialmente formulada en 1780 como un pigmento llamado verde cobalto) parece ser capaz de operar en ambientes más convenientes, y permitiría manipular los electrones tanto eléctrica como magnéticamente.

Constituye un gran desafío desarrollar materiales que puedan realizar este tipo de funciones, sin quedar limitados a las temperaturas criogénicas. El gran paso adelante que se ha dado con el material probado por los autores de este nuevo estudio, es que manifiesta sus propiedades magnéticas a temperatura ambiente.

La investigación ha sido dirigida por científicos de la Universidad de Washington y del PNNL (Pacific Northwest National Laboratory).

Aunque los chips de silicio permiten la manipulación compleja de los electrones basándose en sus cargas, la tecnología de los chips actuales no es útil para manipular el magnetismo de los electrones, o su espín.

Se cree que la forma más simple de manipular el estado magnético de un electrón es usando un dispositivo semiconductor hecho de un material como el silicio o el óxido de cinc, que incorpore elementos magnéticos. Anteriores investigaciones han sugerido que algunos de esos semiconductores magnéticos podrían operar a temperatura ambiente, pero ha habido un fuerte debate sobre si los resultados realmente apoyaban tal conclusión.

Este trabajo demuestra que hay un efecto real, y que estos materiales resultan por tanto una promesa tecnológica de notable importancia.

La brillante mezcla verde-azulada de óxido de cinc y cobalto, llamada verde cobalto, o verde Rinman, fue inventada originalmente como un pigmento artístico en 1780 por el químico sueco Sven Rinman. La baja concentración de iones del cobalto magnético la hizo una buena candidata para probarla como material aplicable a la espintrónica.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Teclado Braille ordenador ciegos
Computadora cuántica
Ciberseguridad cookie activa
Criptografía cuántica
Acceso vecinal a Internet
Música a partir del viento solar
Fotos y filmaciones sin permiso
Récord de velocidad para el ordenador más rápido del mundo
Cerebro computerizado
La telepatía
Digitalizador de Yema
Arte gráfico
Tecnología emergente
Refrigeración de chips
Colisiones del 11-S
Sabotajes terroristas
Técnicas de Morphing
Reconocimiento facial
Ambulancias aéreas
Descripción imágenes con palabras