Geología

Una roca parece demostrar que la Antártida y Norteamérica estuvieron unidas

(NC&T) Un equipo de investigadores de EE.UU. y Australia hizo este descubrimiento en las Montañas Transantárticas. Gracias al hallazgo, será posible conocer mejor cómo era un antiguo supercontinente, denominado Rodinia.

Anteriores evidencias científicas llevaron a los investigadores a teorizar que, hace aproximadamente entre 600 y 800 millones de años, una porción de Rodinia se separó de lo que es ahora el sudoeste de Estados Unidos y migró posteriormente hacia el sur para convertirse en el este de la Antártida y Australia.

El nuevo hallazgo, según plantean los científicos, proporciona una evidencia física que confirma la, así conocida, Hipótesis del Sudoeste de Estados Unidos y el Este de la Antártida.

El hallazgo de la roca se hizo por casualidad, mientras los investigadores estaban recogiendo cascotes llevados a través de las Montañas Transantárticas por las corrientes de los ríos de hielo que fluyen muy despacio, literalmente a paso glacial, en la Antártida Oriental.

Antártida y Norteamérica estuvieron unidas
John Goodge y un colega trabajan en la Antártida. (Foto: John Goodge / University of Minnesota-Duluth)
John Goodge (Universidad de Minnesota-Duluth) y su equipo estaban buscando rocas que podrían proporcionar las claves de la composición de la corteza continental de la Antártida que en la mayoría de los lugares está sepultada bajo una capa de hielo de unos tres kilómetros de grosor.

Cuando hicieron el descubrimiento, estaban trabajando con rocas grandes en ciertas acumulaciones de piedras y barro de origen glacial que parecían interesantes.

Una roca en particular, bastante pequeña para ser levantada con una mano, que encontraron sobre el Glaciar Nimrod, se determinó posteriormente que es una forma muy específica de granito.

Los análisis químicos y las pruebas isotópicas realizadas posteriormente en los laboratorios de Estados Unidos han acabado por revelar que la roca tiene una composición química muy similar a la de un singular cinturón de rocas ígneas en América del Norte que recorre lo que es ahora California hacia el este a través de Nuevo México, y por Kansas, Illinois y finalmente a través de New Brunswick y Terranova en Canadá.

Se sabe que ese cinturón de rocas formó parte de lo que se denomina Laurentia, un componente del supercontinente Rodinia.




Más artículos
Método para predecir terremotos
Catástrofe de Tunguska
Antártida y Norteamérica estuvieron unidas
Descarga marítima del Amazonas
Extinción masiva por volcanes submarinos
Química primitiva del fondo del mar
Carbono en el fondo del océano
Corteza terrestre a gran profundidad
Molécula en la atmósfera
Tectónica de placas
Mayor tsunami del mundo
Solidificación del núcleo de la Tierra
Rocas más antiguas de la Tierra
Movimientos de sedimentos marinos
Extinciones y asteroides
Magma profundo
Meseta tibetana
Origen de rocas arcaicas
Señales sísmicas previas a una erupción volcánica
Montañas de la Antártida