Geología

La megaerupción del gemelo sureño de Yellowstone


(NC&T) Puede que, de hecho, sea sólo uno de varios supervolcanes ignorados, escondidos en un verdadero criadero de megavolcanes llamado Complejo de Calderas de Eduardo Avaroa, localizado en la inhóspita región del altiplano de la Puna, cerca de la intersección entre Argentina, Bolivia, y Chile.

"La Caldera de Vilama se formó durante un solo evento que emitió aproximadamente 2.000 kilómetros cúbicos de material piroclástico", explica el geólogo Miguel M. Soler de la Universidad Nacional de Jujuy, en San Salvador de Jujuy, Argentina. El volumen de ceniza y material piroclástico, las llamadas ignimbritas, producido por la erupción de 8,4 millones de años de antigüedad, y el tamaño de la caldera asociada, sitúan a esa erupción entre las más grandes conocidas en todo el mundo.

En comparación, Yellowstone produjo sus importantes volúmenes de ignimbritas y lavas en tres eventos que constituyeron cataclismos. Las erupciones de hace 2, 1,3, y 0,6 millones de años arrojaron enormes volúmenes de magma en forma de riolita, y cada uno formó una caldera y extensas capas gruesas de depósitos de fluidos piroclásticos.

La Caldera del Vilama parece haber sido creada cuando una superficie de unos 16 por 38 kilómetros, el "tejado" sobre una cámara de piedra fundida, o magma, se derrumbó catastróficamente sobre ésta, arrojando explosivamente cantidades inmensas de ignimbritas en varias direcciones. El derrumbe de este tipo de estructuras colosales es algo que tienen en común las calderas tan grandes, y que las separa de las erupciones volcánicas exponencialmente más pequeñas, de una sola abertura, como las registradas en el Pinatubo o el Monte Santa Elena.

Caldera de Vilama
Complejo de calderas Eduardo Avaroa (Foto: GSA)
Pero ahí es donde terminan las similitudes con Yellowstone. Se piensa que el magma bajo Yellowstone fue creado por la fusión de la antigua corteza bajo América del Norte, flotando hacia la superficie y creando un punto caliente. El magma de Vilama fue probablemente creado en un proceso más complejo de fusión de la corteza, causado por la Placa Sudamericana al chocar contra la Placa de Nazca al oeste. El resultado desencadenó gigantescas erupciones de la caldera.

El detonador para la megaerupción de Vilama probablemente fue el mismo agente que le dio a la caldera su forma de campo de fútbol: las fallas tectónicas en el techo de la cámara de magma, que probablemente se formaron como consecuencia de su propia inestabilidad y/o por las tensiones significativas de la corteza en esa área. La naturaleza rica en cristales de las ignimbritas, y señales mínimas de emisión de gases previos a la erupción, también apuntan a un detonador externo para la inmensa erupción.

Mucho se ignora aún sobre la Caldera de Vilama, en gran parte porque es una caldera terriblemente difícil de estudiar. La de Yellowstone es más fácil porque tiene el río Yellowstone cortándola de lado a lado, y exponiendo las capas de piedra volcánica, en la llamada estratigrafía, lo que permite su fácil lectura por los geólogos. En cambio, la de Vilama está en uno de los lugares más secos de la Tierra.


Más artículos
Efecto vida geología
Genoma marsupial mamíferos
Arcilla sedimentaria formas vida
Predicción terremotos subducción
Lagos Antártida
Nápoles arupción Vesubio peligro
Cráter Sahara
Estallido rayos gammaa
<
teoría terremotos masivos
Esférulas de vídrio
Rutas de comercio África
Enfriamiento antártico
Caldera de Vilama
La sacudida de un seísmo activa las réplicas
Sistemas magnéticos y patrones pluviales
Terremoto falla San Andrés
Vida en Marte
Alerta tsunamis
Las rocas crecen