Cráter Sahara
Geología

Descubren el cráter más grande del Sahara

El estudio es obra de investigadores de la Universidad de Boston. El Dr. Farouk El-Baz hizo el descubrimiento mientras estudiaba imágenes de satélite del desierto occidental de Egipto con su colega la Dra. Eman Ghoneim.

El cráter de doble anillo (tiene un margen exterior que rodea un anillo interno) mide unos 31 kilómetros de diámetro. Antes de este hallazgo, el cráter más grande conocido del Sahara, en Chad, era uno que mide poco más de 12 kilómetros. La gran extensión del cráter sugiere que el lugar pudo haber sido golpeado por un meteorito de tamaño mayor que el que excavó el famoso Cráter Barringer en Arizona, el cual tiene un diámetro de 1,2 kilómetros.

El-Baz le ha dado al cráter el nombre de "Kebira", que en árabe significa "grande", y que también se relaciona con su situación geográfica en la punta norte de la región de Gilf Kebir en el sudoeste de Egipto. La razón por la que un cráter tan grande no se había encontrado antes es algo sobre lo que los científicos todavía están especulando.

Cráter Sahara
Imagen del satélite Landsat del cráter Kebira. (Foto: Boston University Center for Remote Sensing)
El-Baz cree que Kebira pudo haber escapado al reconocimiento precisamente por ser tan grande. Su tamaño equivale a la extensión total de la región urbana de El Cairo, desde su aeropuerto en el nordeste hasta las Pirámides de Giza en el sudoeste. Otro factor puede deberse a que la búsqueda de cráteres suele concentrarse en pequeños rasgos, sobre todo aquellos que pueden identificarse desde el propio terreno. La ventaja de una vista desde el espacio es que permite observar grandes extensiones y pautas regionales.

Los investigadores también han encontrado evidencia de que el cráter Kebira sufrió procesos significativos de erosión por la acción del agua y del viento, lo que puede haber ayudado a camuflarlo en el entorno. Por ejemplo, los cauces de dos antiguos ríos lo atraviesan.

El terreno en el que el cráter reside está compuesto de arenisca de 100 millones de años, el mismo material que se encuentra bajo el suelo de la mayor parte del Sahara oriental. Los investigadores esperan que los trabajos de campo y las muestras pétreas del lugar ayudarán a determinar la edad exacta del cráter y sus alrededores.

La forma de Kebira recuerda a la de los muchos cráteres de doble anillo existentes en la Luna, que El-Baz tiene bien presentes de cuando trabajaba en el programa Apolo. Debido a esto, cree que el cráter recibirá gran atención en investigaciones futuras de planetología comparativa. Ya que su forma apunta claramente a un impacto de origen extraterrestre, es previsible que sirva para demostrar que el evento fue la causa del extenso campo de "Vidrio del Desierto", fragmentos de cristal de sílice verde-amarillo, encontrados en la superficie del desierto entre las dunas gigantes del Gran Mar de Arena en el sudoeste de Egipto.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Efecto vida geología
Genoma marsupial mamíferos
Arcilla sedimentaria formas vida
Predicción terremotos subducción
Lagos Antártida
Nápoles arupción Vesubio peligro
Cráter Sahara
Estallido rayos gammaa
<
teoría terremotos masivos
Esférulas de vídrio
Rutas de comercio África
Enfriamiento antártico
Caldera de Vilama
La sacudida de un seísmo activa las réplicas
Sistemas magnéticos y patrones pluviales
Terremoto falla San Andrés
Vida en Marte
Alerta tsunamis
Las rocas crecen