Arcilla sedimentaria formas vida
Geología

La arcilla contribuyó a la aparición de las primeras formas de vida animal

"Nuestro estudio muestra por primera vez que los suelos que cubrían inicialmente la superficie terrestre aumentaron la producción de minerales arcillosos y proporcionaron los procesos geoquímicos críticos necesarios para oxigenar la atmósfera y permitir la existencia de vida animal multicelular", declara Martin Kennedy, profesor de geología en la Universidad de California en Riverside, quien lideró el estudio.

Analizando rocas sedimentarias antiguas, los investigadores encontraron evidencia de un incremento en el depósito de minerales arcillosos en los océanos durante un periodo de 200 millones de años acaecido hace entre 1.100 millones de años y 540 millones, un lapso de tiempo conocido como Precámbrico Tardío, cuando el oxígeno repentinamente se acrecentó en la atmósfera terrestre. Al incremento en la formación de arcilla y oxígeno le siguió en corto tiempo (corto a escala geológica) la aparición de los primeros animales, hace unos 600 millones de años.

Los minerales arcillosos se forman en los suelos a través de las interacciones biológicas con las rocas intemperizadas y son entonces erosionados y transportados al mar, donde se depositan como lodo. Debido a que estos minerales son químicamente reactivos, atraen y absorben materia orgánica en las aguas marítimas, y la cubren y preservan.

Arcilla sedimentaria formas vida
Martin Kennedy. (Foto: UCR )
El estudio enfatiza la posibilidad de que la colonización del terreno por un primitivo ecosistema terrestre (que probablemente incluía hongos) aceleró la formación de arcilla, como sucede en los suelos modernos. Después de ser llevados al mar, los minerales arcillosos fueron los responsables de la conservación de más materia orgánica en los sedimentos marinos de la que se habría preservado en ausencia de arcillas. La conservación de materia orgánica resulta en una proporción equivalente del oxígeno liberado a la atmósfera a través de la fotosíntesis. De este modo, el aumento en la cantidad de carbono orgánico sepultado hizo posible que mayor cantidad de oxígeno escapara a la atmósfera, según los investigadores.

Para establecer el cambio en la abundancia de las arcillas durante el Precámbrico Tardío, los investigadores estudiaron grandes secciones de rocas sedimentarias antiguas en Australia, China y Escandinavia, que representan una historia de cientos de millones de años, identificando cuándo los minerales arcillosos se incrementaron en el sedimento desde una presencia casi nula hasta los notables niveles actuales.

Los investigadores predijeron que sólo encontrarían un porcentaje significativo de minerales arcillosos en sedimentos cercanos al final del Precámbrico, cuando surgieron las formas complejas de vida, mientras que sedimentos más antiguos tendrían menos contenido de arcilla. Debido a que los minerales arcillosos conforman la mayor parte del sedimento actualmente depositado, aseguraron que las rocas antiguas deberían carecer de éstos. Y eso es justamente lo que encontraron.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Efecto vida geología
Genoma marsupial mamíferos
Arcilla sedimentaria formas vida
Predicción terremotos subducción
Lagos Antártida
Nápoles arupción Vesubio peligro
Cráter Sahara
Estallido rayos gammaa
<
teoría terremotos masivos
Esférulas de vídrio
Rutas de comercio África
Enfriamiento antártico
Caldera de Vilama
La sacudida de un seísmo activa las réplicas
Sistemas magnéticos y patrones pluviales
Terremoto falla San Andrés
Vida en Marte
Alerta tsunamis
Las rocas crecen