Geología

Lluvias intensas pueden hacer más polvorientos los lugares más secos de la Tierra

La sequía suele reducir el crecimiento de la vegetación, aumentando la vulnerabilidad del suelo a la erosión, mientras que la lluvia tiende a tener el efecto opuesto. En el nuevo estudio, cuyo autor principal es Charles Zender de la Universidad de California en Irvine, los investigadores examinaron 14 de las regiones más polvorientas de la Tierra. Y han encontrado que en algunas regiones, las lluvias intensas y las inundaciones dejan a su paso sedimentos que incluyen partículas finas que acaban siendo transportadas por los vientos en los períodos secos subsiguientes, aumentando la cantidad de polvo aerotransportado, o emisiones de polvo, que se liberan un año o más tiempo después. Esto es especialmente común en la cuenca del Tigris y el Eufrates, y en la Zona de Chotts en África del Norte.

La investigación también confirma que las emisiones de polvo de una región específica pueden variar considerablemente de estación a estación, o de año en año, y ello depende sobre todo de los patrones climáticos.

En algunas regiones, la precipitación tiene un impacto más inmediato, y erosiona la capa superior del suelo, incrementando las emisiones de polvo en cuestión de unas pocas semanas.

Otras áreas del mundo muestran una respuesta más típica, ya que la precipitación y la vegetación aminoran la cantidad de polvo liberado a la atmósfera. En estas regiones, la lluvia y el agua subterránea ayudan a formar capas de tierra que disminuyen la capacidad del viento de erosionar y trasladar las partículas del suelo.

Las partículas de polvo diminutas tienen una influencia significativa en el clima y en los patrones meteorológicos de todo el mundo, reflejando y absorbiendo la luz solar y sirviendo como núcleos de condensación del vapor del agua, de modo que las nubes puedan crecer y formar precipitaciones.

Desertización Tierra
Los investigadores usaron información del período 1979-1993 proveniente de muchas fuentes, incluyendo datos de satélites de la NASA relativos a aerosoles y polvo, precipitación, y el Índice de Vegetación Normalizado (NDVI).

En resumen, en las 14 regiones fuente estudiadas, las anomalías en las emisiones de polvo estaban estrechamente relacionadas con la precipitación en 12 de ellas, con la vegetación en ocho, y con la velocidad del viento en dos, sugiriendo que la lluvia es el mejor pronosticador de las emisiones de polvo. Pero otros factores, incluyendo características del terreno, la elevación, la disponibilidad de sedimentos sueltos, y la distribución local de agua en el subsuelo, también afectan en considerable medida a la emisión de polvo.


Más artículos
Peso del Amazonas
Cambios en huracanes
Cambio climático
Arrecifes de coral
Agua aire húmedo meteorología
Creación montañas
Terremoto de San Francisco
Fenómenos lumínicos en el mar
Retroceso litoral efectos incendios
Extinción especies marinas
Dinámica de taludes rocosos
Cambio climático global
Supervivencia terremoto asiático
Desertización Tierra
Nubes tropicales y cambio climático
Bosques antiguos calentamiento global
Orígenes población europea actual
Almacenamiento dióxido carbono
Método fechar corteza oceánica
Hundimiento Edmund Fitzgerald