Geología

Un mundo más cálido puede no ser más humedo

En años recientes, los científicos han advertido que el ciclo del agua se ve afectado por los cambios de temperatura, a medida que temperaturas más cálidas pueden aumentar la capacidad del aire de retener humedad.

El ciclo global del agua implica el traslado de moléculas de agua entre las masas terrestres de la Tierra, la criosfera, los océanos y la atmósfera. Es un sistema gigantesco impulsado por el Sol, alimentando un intercambio continuo de humedad entre los océanos, la atmósfera y la tierra.

La mayoría de los modelos climáticos han mostrado que un clima más cálido aumentará la evaporación global y la precipitación, pero el almacenamiento atmosférico de vapor de agua no ha sido todavía bien estudiado.

Recientemente, los investigadores del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA han producido simulaciones del clima de principios y de finales del siglo XX. Para ello usaron datos de temperaturas de la superficie del mar y dos modelos informáticos diseñados en dicho centro, para determinar cuánto tiempo permanece el agua en la atmósfera. Esta es una manera de medir cómo el ciclo global del agua puede ser influenciado por cambios en muchas variables, incluso la temperatura y la precipitación.

A pesar de las diferencias existentes entre los modelos, ambas simulaciones mostraron un acrecentamiento en la evaporación global y la precipitación durante este período. Pero, es importante reconocer que las temperaturas atmosféricas simuladas también aumentaron durante este período, elevando el "vapor de agua precipitable" de la atmósfera, la cantidad de agua líquida que se obtendría si todo el vapor de agua de la atmósfera fuese súbitamente condensado.

Cambio climático global
Vapor de agua desde la superficie hasta la atmósfera superior -áreas blancas-. Las zonas con menos cantidad de vapor de agua se ven más azuladas. ((Foto: NASA Ames RC))
"Calculando un diagnóstico del ritmo del ciclo del agua, que contabiliza el vapor de agua atmosférico total y la tasa promedio de precipitación, los modelos muestran que la tasa del ciclo del agua se reduce cuando se eleva la temperatura", advierte Michael Bosilovich, autor principal del estudio.

Cuando los investigadores estudiaron la precipitación simulada sobre tierra y sobre mar, encontraron que ésta disminuía encima de la tierra a medida que el reciclaje local de vapor de agua se reducía. La precipitación oceánica, sin embargo, mostraba una tendencia a elevarse junto con los aumentos de las temperaturas de la superficie del mar, lo que es consistente con los datos históricos y estudios anteriores. "Debe señalarse, sin embargo, que estas tendencias distintas de la tierra y el mar no son universalmente aplicables a todas las regiones", alerta Bosilovich. "Por ejemplo, la precipitación sobre el continente norteamericano crece, mientras que disminuye sobre el Golfo de México".

Este estudio también ha puesto de manifiesto la importancia de utilizar sistemas sofisticados de observaciones del contenido atmosférico de agua y de las tasas de precipitación sobre la tierra y el océano, proyectadas hacia el futuro de manera que podamos evaluar con más precisión los cambios en el ciclo hidrológico.


Más artículos
Peso del Amazonas
Cambios en huracanes
Cambio climático
Arrecifes de coral
Agua aire húmedo meteorología
Creación montañas
Terremoto de San Francisco
Fenómenos lumínicos en el mar
Retroceso litoral efectos incendios
Extinción especies marinas
Dinámica de taludes rocosos
Cambio climático global
Supervivencia terremoto asiático
Desertización Tierra
Nubes tropicales y cambio climático
Bosques antiguos calentamiento global
Orígenes población europea actual
Almacenamiento dióxido carbono
Método fechar corteza oceánica
Hundimiento Edmund Fitzgerald