Dinámica de taludes rocosos
Geología

Dinámica de los taludes rocosos

En los taludes rocosos, las inestabilidades son debidas a las características geomecánicas del macizo rocoso, al estado de conservación del propio talud y a las condiciones de penetración del agua.

Una vez que ha comenzado el movimiento de las rocas, el factor clave es la inclinación del talud. Por otro lado, el tamaño del talud también influye en la probabilidad de que se caigan o no las rocas. Si el talud es alto y largo, tendrá una mayor masa rocosa con riesgo de caerse. Cuanto mayor sea dicha masa, mayor será el riesgo de que se produzca el desprendimiento. Por lo tanto, a mayor cantidad de rocas, mayor riesgo de desprendimiento y mayores desperfectos.

En ocasiones, los materiales de los taludes están orientados directamente hacia las carreteras o vías del tren, debido a que en el macizo tenían esa dirección. En otros casos, las rocas suelen estar orientadas en otra dirección, y, por lo tanto, presentan menos riesgo, dado que el desprendimiento probablemente no alcanzará las vías o carreteras.

El objetivo de las medidas geotécnicas es identificar, controlar y corregir los elementos que pueden ser inestables. Para ello, es necesario establecer protocolos o programas de actuación. Mediante dichos programas se valorarán las mejoras que se pueden obtener con las medidas correctoras y se solucionarán los problemas registrados.

Concretamente, el grupo de hidrogeología-geotecnia de la UPV ha desarrollado un programa basado en diez parámetros: clasificación de las rocas (realizada para los macizos del País Vasco), orientación de las grietas, condiciones hidráulicas, facilidad de meteorización de las rocas, historia del talud, volumen de los bloques/masa inestables, altura del talud, probabilidad de que lleguen las rocas a la carretera, distancia de visión vs. distancia de reacción e importancia de la carretera. Mediante dichos parámetros se mide la estabilidad del talud rocoso y se estiman los desperfectos que ocasionaría el desprendimiento. Así, se distinguen ocho clases de rocas, y se ofrece información acerca de las características y del comportamiento que tienen en talud.

Por último, se proponen medidas correctoras para cada tipo de roca. Se mencionan, entre otras, las siguientes: utilizar barras de acero como tensores, cubrir el talud con hormigón, poner redes dinámicas para recoger las rocas, etc. Al fin y al cabo el objetivo de todos estos estudios es proponer medidas correctoras adecuadas para cada caso y minimizar los riesgos.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Peso del Amazonas
Cambios en huracanes
Cambio climático
Arrecifes de coral
Agua aire húmedo meteorología
Creación montañas
Terremoto de San Francisco
Fenómenos lumínicos en el mar
Retroceso litoral efectos incendios
Extinción especies marinas
Dinámica de taludes rocosos
Cambio climático global
Supervivencia terremoto asiático
Desertización Tierra
Nubes tropicales y cambio climático
Bosques antiguos calentamiento global
Orígenes población europea actual
Almacenamiento dióxido carbono
Método fechar corteza oceánica
Hundimiento Edmund Fitzgerald