Agua aire húmedo meteorología
Geología

Agua cálida y aire húmedo, combinación meteorológica nociva

Las tormentas descargarán aguaceros y nevadas más fuertes por múltiples partes del mundo a medida que se vaya calentando el clima de la Tierra durante el presente siglo, según varios modelos climáticos avanzados. Ahora, un estudio efectuado por científicos del Centro Nacional de Investigación Atmosférica (NCAR) explica cómo y dónde atmósfera y océanos cálidos producirán precipitaciones más copiosas.

Los mayores aumentos se registrarán encima de superficies de tierra en los trópicos, según el estudio. Lluvia o nieve más abundante también caerá en el noroeste y el nordeste de América del Norte, la zona norte de Europa, el norte de Asia, la costa oriental de Asia, el suroeste de Australia, y partes de América del Sur, durante el siglo XXI.

"Los modelos muestran que la mayoría de las áreas del mundo experimentarán precipitaciones más intensas a partir de una tormenta dada durante este siglo", alerta el autor principal Gerald Meehl. "La información acerca de qué áreas serán más afectadas, podría ayudar a las comunidades a mejorar el manejo de los recursos hídricos y anticipar posibles inundaciones".

Los autores, Meehl, Julie Arblaster y Claudia Tebaldi, del NCAR, analizaron los resultados de nueve modelos acoplados de circulación general atmósfera / océano del clima global para explicar los mecanismos físicos involucrados con el aumento de la intensidad. La intensidad de la precipitación es entendida en este caso como la cantidad de lluvia o nieve que cae en un día tormentoso aislado.

Tanto el mar como la atmósfera se están calentando a medida que se elevan las cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Unas superficies marinas más cálidas elevan la evaporación, al tiempo que el aire más cálido es capaz de contener más vapor de agua. A medida que este aire cargado de agua se mueve desde el mar hacia la tierra, descarga cantidades adicionales de lluvia por tormenta.

Agua aire húmedo meteorología
Gerald Meehl. ((Foto: Carlye Calvin))
Aunque el vapor de agua aumenta más en los trópicos, también desempeña un papel en las latitudes medias, según el estudio. Combinada con cambios en la presión al nivel del mar y los vientos, la humedad extra produce mayor cantidad de lluvia o nieve en áreas donde el aire húmedo converge.

En el Mediterráneo y el Suroeste de los EE.UU., aunque la intensidad de los eventos individuales de precipitación aumenta, la precipitación media anual disminuye. Los autores atribuyen esta disminución a períodos más largos de días secos entre episodios de días con precipitación. Las mayores intensidades de lluvia y nieve ocurrirán más probablemente en el otoño tardío, en el invierno y al comienzo de la primavera, mientras que los meses más calurosos del verano tendrán un mayor riesgo de sequía.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Peso del Amazonas
Cambios en huracanes
Cambio climático
Arrecifes de coral
Agua aire húmedo meteorología
Creación montañas
Terremoto de San Francisco
Fenómenos lumínicos en el mar
Retroceso litoral efectos incendios
Extinción especies marinas
Dinámica de taludes rocosos
Cambio climático global
Supervivencia terremoto asiático
Desertización Tierra
Nubes tropicales y cambio climático
Bosques antiguos calentamiento global
Orígenes población europea actual
Almacenamiento dióxido carbono
Método fechar corteza oceánica
Hundimiento Edmund Fitzgerald