Geología

Investigadores españoles refuerzan la teoria del meteorito como causa de la rapida extincion de los dinosaurios


(NC&T/JIG) Un grupo de investigadores ha confirmado que en las rocas del corte de Agost (provincia de Alicante) hay evidencias de que ese impacto se produjo y de que tuvo un efecto global. Además, en el último número de la revista Journal of Iberian Geology publican los detalles que han encontrado sobre cómo fue esa fulminante extinción al final del Cretácico.

Estudiando sólo los fósiles de los gigantescos dinosaurios, su extinción sería aún un misterio sin resolver. La clave está en los diminutos fósiles de los foraminíferos. "Son los cobayas de la paleontología. Como son muy abundantes, su presencia es continua en todos los niveles geológicos y evolucionan rápidamente, nos permiten saber qué es lo que pasó y sus causas", afirma Eustoquio Molina, director de la investigación y profesor de la Universidad de Zaragoza.

Los foraminíferos son animales marinos unicelulares que flotan entre el plancton y construyen unas microscópicas conchas de carbonato cálcico, que al morir caen y se depositan en el fondo del océano, formando sedimentos de margocaliza. Lo que en tiempos de los dinosaurios era un fondo del mar de Tetis (un gran océano interior alrededor del cual se situaban los continentes en sus antiguas posiciones), hoy es el corte de Agost, en el extremo Este de la cordillera Bética.

La sección estudiada por Molina y su equipo quedó a la vista al hacerse un corte en el terreno para construir la carretera que une las localidades de Agost y Castalla. Allí se observan las capas de rocas correspondientes a las diferentes épocas geológicas, y entre ellas una fina capa de arcilla rojo-amarillenta que corresponde al límite entre el Cretácico y la Era Terciaria. Al llegar a ese punto, los investigadores vieron que desaparecen por completo el 90% de las especies de foraminíferos planctónicos que convivieron con los últimos dinosaurios.

Extinción dinosaurios
Fotos del afloramiento (corte) de menor a mayor detalle. (Foto: E. Molina)
De los dinosaurios sí desaparecieron el 100% de las especies, pero su extinción no fue gradual como se pensó en un principio. Eustoquio Molina la califica como "catastrófica e instantánea". Para un geólogo "instantánea es cosa de meses o años", durante los cuales se supone que la Tierra estuvo cubierta por una nube oscura formada tras el impacto del gran meteorito de Yucatán. En la capa de arcilla del corte de Agost aparecen partículas que son señales claras de ese impacto, como unos niveles excesivos de iridio (un elemento que traen a la Tierra los meteoritos) o espinelas de níquel y microtectitas de vidrio que llovieron de esa nube contaminante.

La reciente revisión y estudio a alta resolución del corte de Agost lo convierte en uno de los mejores lugares del mundo para conocer qué pasó en el límite Cretácico-Terciario. "Es mejor que el corte que estudió en Italia el estadounidense Walter Álvarez para proponer en 1980 la teoría del impacto meteorítico", afirma Eustoquio Molina. El paleontólogo explica que la importancia de este yacimiento español de microfósiles se debe a que en él se pueden ver mucho más claros los cambios en los foraminíferos. Y esos microfósiles, no tan espectaculares como los de un tiranosaurio pero sí mucho más abundantes, revelan los patrones de cómo transcurrió la gran extinción masiva y a escala mundial que borró de la Tierra a los dinosaurios.


Más artículos
Extinción dinosaurios
Hawai suelo cultura
Evolución climática
Deshielo glaciares
Perforanción Atlántico
Meteorito Los Blázquez
Océano antiguo
Vida Tierra
Mapa Tierra
Terremoto asiático oscilaciones
Volcanes Samoa
Riesgo volcanes Tenerife
Dendrocronología
Fotos tsunami
Niveles ozono huracanes
Subsuelo islas volcánicas
Recuperación calentamiento global
Bacterias vinos espumosos
Naturaleza terremotos
Enfriamiento Tierra volcanes