Ecología

La mitad del pescado consumido globalmente ya se produce en granjas piscícolas

(NC&T) Entre 1995 y 2007, la producción global de pescado criado en piscifactorías casi triplicó su volumen, en parte debido a la demanda creciente por parte de los consumidores de ácidos grasos omega-3 de cadena larga. Peces como el salmón son fuentes importantes de los omega 3, los cuales son eficaces en la reducción del riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, según los Institutos Nacionales de la Salud, en EE.UU.

Para aumentar al máximo el crecimiento y reforzar el sabor, las piscifactorías usan grandes cantidades de harina y aceite de pescado hechos a partir de ejemplares capturados de las especies en libertad menos valiosas, incluyendo incluso a la sardina.

Con la producción de peces de piscifactoría eclipsando cada vez más al volumen de peces en libertad que son capturados por la pesca, otra transición fundamental está teniendo lugar: El porcentaje de consumo de harina de pescado y aceite de pescado por la acuicultura ha aumentado más del doble durante la última década, a un 68 por ciento y un 88 por ciento, respectivamente.

En 2006, la producción de la acuicultura era de 51,7 millones de toneladas, y cerca de 20 millones de toneladas de peces en libertad fueron capturados y destinados a la producción de harina de pescado. Pero no todas las especies de piscifactoría tienen el mismo consumo de recursos. "Producir 1 libra de salmón puede requerir hasta 5 libras de peces salvajes, y nosotros comemos mucho salmón", señala la profesora Rosamond L. Naylor, de la Universidad de Stanford, directora del Programa de esa institución dedicado a Seguridad Alimentaria y Medio Ambiente, y autora principal del estudio.

Granjas piscícolas
Selección de pescado en un mercado. (Foto: NOAA)
Un modo de hacer más sostenible el cultivo de salmón es simplemente disminuyendo la cantidad de aceite de pescado en la dieta del salmón. Según los autores del informe, con sólo un 4 por ciento de reducción del aceite de pescado se disminuiría significativamente la cantidad de peces en libertad que se necesita pescar para producir 1 libra de salmón; de las 5 libras actuales se pasaría a sólo 3,9. En cambio, reducir en un 4 por ciento la harina de pescado usada, tendría un resultado medioambiental muy modesto, según los cálculos del equipo de investigación.

"Nuestro afán por consumir aceites omega-3 de cadena larga continuará ejerciendo una gran presión sobre los ecosistemas marinos, a menos que desarrollemos alternativas comercialmente viables muy pronto", advierte Naylor.




Más artículos
Detección de tsunamis
Turbulencias en vuelo
Crecimiento de los árboles
Huevos antiguos
Fuerza del plancton
Repoblación natural
Formación de nubes
Vapor de agua en la atmósfera
Temporada de huracanes
Ultimo bosque virgen
Tormentas tropicales
Cambio climático global
Erosión causada por el hombre
Cubierta de hielo ártico
Robot submarino
Ciclo solar y clima
Granjas piscícolas
Ranking de ciudades con emisiones
Riesgos de las energías renovables
Polución atmosférica