Ecología

Añadir cal al agua de mar para reducir los niveles atmosféricos de CO2

(NC&T) Mitigar de manera activa el Cambio Climático con métodos como el propuesto ofrece grandes beneficios potenciales. Y, por otra parte, agregar cal al agua de mar mitigará el efecto de la acidificación de los océanos, así que esta estrategia podría tener un doble impacto positivo para la salud marítima.

Agregar cal al agua de mar incrementa su alcalinidad, potenciando su capacidad para absorber CO2 del aire, y reduce la tendencia a liberarlo de nuevo.

Sin embargo, esta idea, planteada ya años atrás, fue considerada inútil por el costo de obtener cal de la roca caliza y por el CO2 liberado en este proceso.

Tim Kruger, un consultor de la firma londinense Corven, es el principal impulsor del plan de revivir esta idea. Kruger argumenta que la estrategia podría resultar viable si se aplicase a regiones que posean fuentes baratas de energía pero demasiado aisladas como para ser explotadas de manera viable a gran escala, como el gas natural y la energía solar en desiertos, y que además sean ricas en caliza. La suma de ambas cosas haría posible el proceso de calcinación in situ.

Según Kruger, existen muchos lugares así; por ejemplo, la Planicie de Nullarbor en Australia podría ser una ubicación ideal para este proceso, pues posee 10.000 kilómetros cúbicos de caliza y recibe una adecuada cantidad de radiación solar diaria.

El proceso de producir cal genera CO2, pero al añadir la cal al agua de mar se consigue que ésta absorba casi el doble de CO2. Así, el proceso completo elimina más CO2 del que genera.

"Este proceso tiene el potencial de invertir la tendencia al alza en la acumulación de CO2 en la atmósfera. Sería posible reducir su presencia hasta los niveles preindustriales", asevera Kruger.

El profesor Klaus Lackner, investigador especializado en esta temática, de la Universidad de Columbia, Nueva York, afirma: "El balance teórico de CO2 es correcto en líneas generales. Ciertamente vale la pena pensar cuidadosamente en esto".

Los océanos son ya el sumidero más grande de carbono. Incrementar la capacidad de absorción aunque sólo fuese en un pequeño porcentaje, podría aumentar drásticamente la captura del CO2 presente en la atmósfera.




Más artículos
Formación de metano en los océanos
Calentamiento Ártico
Tormentas de arena del Sáhara
Rayos X de los relámpagos
Biodiversidad amazónica
Caza furtiva de elefantes
Teoría sobre el desarrollo de los monzones
Escasez de lluvia en África
Conexión climática de la Antártida
Niveles atmosféricos de CO2
Extinción masiva de vida marina
Contaminación en el Ártico
Sistemas de circulación de aire en la Tierra
Zonas protegidas para corales
Reacciones ecológicas
Acumulación crítica de CO2
Lagos alpinos
Subida del nivel del mar este siglo
Modelos climáticos en la petaescala
Recesión de un glaciar