Ecología

Nueva teoría sobre el desarrollo de los monzones

(NC&T) La idea tradicional sobre la formación de los monzones la desarrolló en 1686 el astrónomo y matemático inglés Edmond Halley, a quien debe su nombre el conocido Cometa Halley. En su modelo, los monzones se ven como patrones gigantes de circulación de la brisa marina, generados por las diferencias en las capacidades caloríficas entre la tierra y la superficie marina. La radiación solar sobre ambas conduce a diferencias de temperatura entre la tierra, más cálida, y el océano, más frío; por ejemplo, entre el subcontinente indio y las aguas oceánicas que lo rodean.

"Estos patrones forman celdas de circulación que se invierten, con aire que fluye atravesando el ecuador hacia la superficie de tierra más cálida en el hemisferio que se encuentre en verano en ese momento, allí sube hacia capas más altas, fluyendo de regreso otra vez a través del ecuador, y bajando de nuevo en el hemisferio invernal", explica Tapio Schneider, profesor de ciencias medioambientales e ingeniería en el Caltech (Instituto Tecnológico de California).

Schneider y Simona Bordoni, del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica (NCAR) en Boulder, Colorado, presentan ahora una explicación diferente. Ellos utilizaron una Tierra hipotética, generada en ordenador y cubierta de agua por completo, llamada "aquaplanet" (planeta de agua), para simular la formación de monzones, y encontraron que las diferencias de las capacidades caloríficas entre la tierra y el mar no eran necesarias.

Así pues, según ellos, los monzones surgen como consecuencia de una interacción entre la circulación tropical y los remolinos turbulentos de gran escala que se generan en la atmósfera en las latitudes medias. Estos remolinos, que pueden llegar a medir más de 500 kilómetros, forman los familiares sistemas que gobiernan el tiempo en las latitudes medias.

Los remolinos son básicamente olas gigantes que chocan contra la circulación tropical. Se rompen de manera similar a como lo hacen las olas del mar en la playa, y modifican la circulación como consecuencia de dicha ruptura. Hay interacciones entre la circulación, el patrón de viento asociado a la misma en la atmósfera superior, y las características de propagación de las ondas, que hacen posible que la circulación cambie rápidamente. Esto puede generar con prontitud los vientos y la abundante lluvia del monzón.

Estas interacciones dan una posible explicación a la rapidez de aparición del monzón, que había sido un enigma permanente en la explicación tradicional, ya que diferencias sustanciales entre las temperaturas de la tierra y las del mar sólo pueden desarrollarse lentamente mediante el calentamiento solar.




Más artículos
Formación de metano en los océanos
Calentamiento Ártico
Tormentas de arena del Sáhara
Rayos X de los relámpagos
Biodiversidad amazónica
Caza furtiva de elefantes
Teoría sobre el desarrollo de los monzones
Escasez de lluvia en África
Conexión climática de la Antártida
Niveles atmosféricos de CO2
Extinción masiva de vida marina
Contaminación en el Ártico
Sistemas de circulación de aire en la Tierra
Zonas protegidas para corales
Reacciones ecológicas
Acumulación crítica de CO2
Lagos alpinos
Subida del nivel del mar este siglo
Modelos climáticos en la petaescala
Recesión de un glaciar