Ecología

Nuevos indicios sobre cuál es la causa de la gran biodiversidad amazónica

(NC&T) La cuenca del Amazonas alberga una biodiversidad mayor que la existente en cualquier otro terreno del mundo, pero las razones de ello aún no se conocen bien.

Un equipo de investigadores estadounidenses y brasileños, dirigidos por Scott Solomon, estudió tres especies de hormigas cortadoras de hojas, originarias de América Central y de Sudamérica, para determinar cómo la geografía y el clima afectan a la formación de nuevas especies.

Con el propósito de evaluar las tres hipótesis más populares sobre el por qué existe tal diversidad de especies en el Amazonas, Solomon recolectó muestras genéticas de 194 colonias de hormigas cortadoras de hojas, ubicadas en puntos muy variados de la cuenca amazónica.

Combinando el análisis de la información genética con el conocimiento de las áreas de distribución geográfica actuales de las especies y de los modelos de "paleodistribución" (áreas de distribución geográfica en el pasado) durante la última edad de hielo, Solomon, Ulrich Mueller y sus colegas encontraron indicios que apoyan tanto la hipótesis del "refugio pleistocénico" como la hipótesis de la "incursión marina".

Los resultados genéticos y climáticos, sin embargo, sugieren que la hipótesis de la "barrera ribereña" no puede explicar la biodiversidad de los insectos.

La hipótesis del refugio pleistocénico plantea que un gran descenso en el volumen de precipitación anual hace unos 21.000 años, durante la última era glacial, afectó a las áreas donde muchas especies amazónicas, tales como las hormigas cortadoras de hojas, podían sobrevivir. Lo que inicialmente fue una sola especie pudo entonces evolucionar dividiéndose en muchas especies diferentes, después de que cada grupo hubiera quedado aislado de los demás en esos "refugios" separados, cada uno con su conjunto completo y específico de presiones ambientales selectivas.

La hipótesis de la incursión marina sugiere que hace unos 10 ó 15 millones de años, una combinación de eventos tectónicos y niveles elevados del mar inundaron gran parte de la cuenca del Amazonas con aguas saladas o salobres. Esto pudo haber provocado que las regiones más elevadas, como las laderas de la cordillera de Los Andes, actuaran como islas. En cada una de tales islas, las especies habrían sido capaces de evolucionar independientemente de las atrapadas en otras islas.

La hipótesis de la barrera ribereña sugiere que los ríos tropicales sirven como barreras para el flujo de genes en los organismos terrestres. Estos ríos secundarios, que son anchos y numerosos en la zona del Amazonas, habrían promovido la divergencia de poblaciones restringidas a sus respectivas áreas limitadas por las riberas fluviales.




Más artículos
Formación de metano en los océanos
Calentamiento Ártico
Tormentas de arena del Sáhara
Rayos X de los relámpagos
Biodiversidad amazónica
Caza furtiva de elefantes
Teoría sobre el desarrollo de los monzones
Escasez de lluvia en África
Conexión climática de la Antártida
Niveles atmosféricos de CO2
Extinción masiva de vida marina
Contaminación en el Ártico
Sistemas de circulación de aire en la Tierra
Zonas protegidas para corales
Reacciones ecológicas
Acumulación crítica de CO2
Lagos alpinos
Subida del nivel del mar este siglo
Modelos climáticos en la petaescala
Recesión de un glaciar