Ecología

Más cerca de conocer cómo los relámpagos generan rayos X

(NC&T) Desde un punto de vista práctico, para que algún día los científicos sean capaces de predecir cuándo y dónde caerá un rayo, primero necesitan conocer cómo un relámpago se mueve de un lugar a otro. En la actualidad, el conocimiento acerca de cómo ocurre esto es escaso. Pero gracias a la línea de investigación seguida por el nuevo estudio, los rayos X están facilitando la obtención de un conocimiento más detallado sobre lo que sucede dentro del relámpago cuando se mueve.

Los investigadores usaron una red de detectores de campo eléctrico y de rayos X en unas instalaciones de investigación de relámpagos ubicadas en el norte de Florida y que están a cargo de las dos instituciones citadas. Su propósito ha sido cazar la fuente de los rayos X emitidos. Su conclusión principal: cuando el relámpago baja de la nube hacia la tierra haciendo zig zag en tramos de unos 10 a 50 metros, a modo de peldaños de una escalera, los rayos X se emiten justo debajo de cada peldaño, no más de unas millonésimas de segundo después de que se completa éste.

"Nadie entiende cómo un relámpago produce rayos X", declara Martin Uman, profesor de ingeniería electrónica y computación. "A pesar de alcanzar temperaturas cinco veces superiores a la de la superficie del Sol, la temperatura de los relámpagos todavía es miles de veces demasiado fría para producir los rayos X observados".

Sin embargo, ocurre indiscutiblemente. Y los científicos tienen ahora que averiguar cómo sucede.

Hace mucho tiempo, allá por 1925, unos teóricos predijeron que las tormentas eléctricas y los relámpagos podrían producir rayos X. Sin embargo, los científicos se esforzaron durante décadas buscando evidencias, con muy poco éxito. Entonces, en el 2001 y el 2002, unos investigadores del Instituto de Minería y Tecnología de Nuevo México, la Universidad de Florida y el Tecnológico de Florida obtuvieron sólidas confirmaciones de que los relámpagos sí producen grandes cantidades de rayos X. Desde entonces, la comunidad científica internacional ha estado tratando de entender y explicar este fenómeno.

Los investigadores planean seguir haciendo observaciones usando detectores de rayos X más caros, rápidos y sensibles. Una cuestión de mucho interés es si las descargas eléctricas sobre los aviones podrían producir rayos X que resultasen nocivos para los pasajeros.




Más artículos
Formación de metano en los océanos
Calentamiento Ártico
Tormentas de arena del Sáhara
Rayos X de los relámpagos
Biodiversidad amazónica
Caza furtiva de elefantes
Teoría sobre el desarrollo de los monzones
Escasez de lluvia en África
Conexión climática de la Antártida
Niveles atmosféricos de CO2
Extinción masiva de vida marina
Contaminación en el Ártico
Sistemas de circulación de aire en la Tierra
Zonas protegidas para corales
Reacciones ecológicas
Acumulación crítica de CO2
Lagos alpinos
Subida del nivel del mar este siglo
Modelos climáticos en la petaescala
Recesión de un glaciar