Ecología

La acidificación del mar exige un recorte más urgente de emisiones de CO2


(NC&T) Ken Caldeira, del Departamento de Ecología Global del Instituto Carnegie, Richard Zeebe de la Universidad de Hawai, y dos de sus colegas, señalan que los océanos han absorbido alrededor de un 40 por ciento del dióxido de carbono (CO2) emitido por las actividades humanas durante los últimos dos siglos. Esto ha retardado el Calentamiento Global, pero a un grave costo: el dióxido de carbono extra ha causado que el pH (una medida de la acidez del agua) de la superficie del mar haya cambiado en un promedio de 0,1 unidades aproximadamente con respecto a los niveles preindustriales.

Dependiendo de la rapidez y magnitud de las emisiones futuras, el pH del océano podría decaer aún más; tanto como unas 0,35 unidades a mediados de este siglo.

Esta acidificación puede dañar los organismos marinos. Los experimentos han mostrado que cambios tan pequeños como de 0,2 a 0,3 unidades pueden perturbar, en organismos marinos cruciales como los corales y algunas especies de plancton, la capacidad de calcificar sus esqueletos, los cuales se generan a partir de minerales de carbonato sensibles al pH. Grandes áreas oceánicas están en peligro de exceder estos umbrales de cambio del pH a mediados de siglo, incluyendo los hábitats de los arrecifes coralinos como la Gran Barrera de Arrecifes de Coral de Australia.

La mayoría de los organismos marinos vive en las soleadas aguas superficiales, que a su vez son las aguas más vulnerables a la acidificación por CO2 a medida que continúan las emisiones. Para evitar que el pH de las aguas superficiales disminuya más de 0,2 unidades, las emisiones de dióxido de carbono tendrían que ser reducidas inmediatamente.

Aunque la respuesta química del océano a niveles más altos de dióxido de carbono es relativamente predecible, la respuesta biológica encierra más incertidumbres. El pH del océano y la química de los carbonatos han sido notablemente estables durante millones de años, mucho más estables que la temperatura.

Se sabe que la acidificación dañará a los corales y a otros organismos, pero es casi imposible predecir cómo esta acidificación sin precedentes afectará a ecosistemas completos. La reducida calcificación perjudicará sin duda a los mariscos tales como las ostras y los mejillones, con graves repercusiones sobre la pesca. Otros organismos podrían prosperar en las nuevas condiciones, pero estos pueden incluir especies comparables a las malas hierbas, o directamente causantes de enfermedades.

Aunque la mayoría de la atención científica y del público ha sido dedicada a los impactos climáticos de las emisiones humanas de carbono, la acidificación del océano es una crisis tan inminente y potencialmente severa como el Cambio Climático, sostienen los autores.




Más artículos
Mediciones desde satélite
Provocar relámpagos en nubes con láser
Absorción de carbono
Yacimientos de petróleo pesado
CO2 atmosférico
Hongos para limpiar terrenos contaminados con uranio empobrecido
Toldo espacial
Robots para terrenos peligrosos
Población bacteriana marina
Ciclo global del agua
Efectos de la vegetación en el cambio climático
Corales de aguas superficiales
Misterio ecológico
Clases de huracanes y de tormentas
Atlántico Tropical
Agujero en la capa de ozono
Cultivos de biocombustibles
Acidificación del mar
Salud del mar
Olas submarinas