Ecología

Una guerra nuclear regional tendría efectos devastadores en todo el planeta


(NC&T) El profesor Owen "Brian" Toon (de la Universidad de Colorado en Boulder) dirigió ambos estudios, trabajando con el profesor Richard Turco (de la Universidad de California en Los Angeles), los profesores Alan Robock y Georgiy Stenchikov (de la Universidad Rutgers), Charles Bardeen (de la Universidad de Colorado) y el antiguo estudiante de Rutgers, Luke Oman (ahora en la Universidad Johns Hopkins).

Considerando que en la simulación analizada se trabajó con un número relativamente pequeño de armas de baja potencia, la devastación potencial sería asombrosamente catastrófica y de largo plazo.

La mortandad estimada para un conflicto regional de estas características varía entre 2,6 y 16,7 millones de muertos por país. Las estimaciones están basadas en los inventarios actuales de armas nucleares y en las densidades de población de las grandes regiones urbanas, y tienen en cuenta las emisiones de gases y cenizas que emanarían de las zonas urbanas por efecto de la combustión.

Los resultados representan el primer análisis integral de las consecuencias de un conflicto nuclear entre pequeños estados. Incluso las potencias nucleares más pequeñas, probablemente disponen hoy de 50 o más armas con la potencia que tuvo la bomba de Hiroshima. Además, unos 40 países poseen bastante plutonio, uranio o una combinación de ambos para fabricar arsenales nucleares sustanciales.

Guerra nuclear
Incluso una guerra nuclear local, a pequeña escala, podría producir tantas víctimas como las que se cobró la Segunda Guerra Mundial, desestabilizar el clima global del planeta durante una década o más. (Foto: U. Colorado, Boulder)
"Aunque mucha gente tiene la percepción de que el desarme nuclear paulatino de las principales potencias del mundo en décadas recientes ha resuelto de algún modo la amenaza global de las armas atómicas, el retrato más preciso de la situación actual es el de una encrucijada peligrosa", alerta Toon. "Naciones como Pakistán, India y Corea del Norte, que poseen el potencial para detonar 50 cabezas nucleares relativamente pequeñas, son, en muchos aspectos, tan peligrosas como lo era la Unión Soviética. Creo que los políticos del mundo necesitan prestar más atención al camino por el que el globo está siendo conducido".

El estudio también reveló que las emisiones de humo y cenizas de las tormentas de fuego que ocasionaría un conflicto de este tipo podrían exceder los 5 millones de toneladas métricas, lo que tendría un gran impacto en el clima.

El segundo estudio trata sobre los efectos del humo producido en una guerra regional entre dos naciones contrarias subtropicales. Los investigadores modelaron los efectos producidos cuando cada bando usara 50 armas nucleares semejantes a la de Hiroshima atacando las áreas urbanas más pobladas de la nación enemiga.

Utilizando programas informáticos originalmente desarrollados para evaluar los cambios climáticos inducidos por las erupciones volcánicas, los investigadores generaron simulaciones que muestran los posibles cambios climáticos que podrían sobrevenir tras una guerra nuclear pequeña. "Considerando el número relativamente pequeño y la baja potencia de las armas tomadas en cuenta, los efectos son sorprendentemente grandes", subraya Turco, coautor en ambos estudios y que anteriormente encabezó un equipo de investigación que incluyó a Toon y a Carl Sagan y que desarrolló el concepto original de "invierno nuclear".

El problema principal, según los investigadores, es que si bien una confrontación nuclear regional entre potencias nucleares emergentes del tercer mundo podría estar geográficamente limitada, los impactos medioambientales probablemente serían mundiales.

Por ejemplo, se desencadenaría un enfriamiento de varios grados en grandes áreas de América del Norte y Eurasia, incluyendo la mayoría de las regiones productoras de cereales.

Según las nuevas simulaciones, en una contienda nuclear que involucre 100 armas de 15 kilotones (sólo el 0,03 por ciento de la potencia explosiva total de los arsenales nucleares del mundo), el humo resultante produciría grandes cantidades de partículas de carbono que permanecerían en la estratosfera durante una década, activando un cambio climático inaudito.
Selva amazónica

Más artículos
Explotación pesquera
Cambio climático
Tormentas eléctricas
Enfriamiento global
Clima para los insectos
Competencia por el alimento
Especies oceánicas
Criaturas oceánicas
Enfriamiento del clima
Animales acuáticos
Arrecifes de coral
Vapor de agua
Estación de huracanes
Océano antártico y calentamiento global
Hielo en el Ártico
Calentamiento global
Guerra nuclear
Medio ambiente
Temperaturas oceánicas
Bosques del mundo