Ecología

El retorno de El Niño en 2006 y la estación atlántica de huracanes

(NC&T) La estación de huracanes del 2006 en el Atlántico produjo una actividad cercana a la normal, con un total de nueve tormentas que adquirieron nombres, incluyendo cinco huracanes, dos de los cuales alcanzaron la categoría de grandes huracanes de fuerza 3 o superior. Una estación promedio de huracanes del Atlántico presenta 11 tormentas que adquieren nombres, con seis huracanes y dos que llegan a la categoría de grandes huracanes. Al contrario de lo ocurrido en las tres últimas estaciones, en ésta los huracanes más fuertes permanecieron en alta mar, evitando así que América y las islas del Caribe sufrieran los daños que por desgracia sí han registrado en temporadas pasadas.

"El desarrollo de las condiciones de El Niño en septiembre ayuda a explicar por qué la estación de los huracanes en el Atlántico ha sido menos activa que lo predicho", declara Gerry Bell, especialista principal del equipo de la NOAA encargado de los pronósticos de la temporada de huracanes del Atlántico. "El Niño se desarrolló rápidamente y la atmósfera respondió de igual forma, reduciendo la actividad de los huracanes durante una era particularmente activa que empezó en 1995".

El Niño, combinado con los patrones meteorológicos a gran escala sobre el sudeste de los EE.UU., produjo hundimientos del aire en la atmósfera media y superior, junto con un cambio en los vientos mayor que lo anticipado a través de la atmósfera, sobre el Océano Atlántico, el Golfo de México, y el Mar Caribe. Estas condiciones minimizaron la actividad de las tormentas, inhibiendo las tropicales y la formación de huracanes.

El análisis de los científicos de la NOAA ha relacionado el rápido desarrollo de El Niño y su intensificación con una serie de grandes olas bajo la superficie del océano iniciadas en el mes de junio, que afectaron a las temperaturas del agua. Estas olas produjeron un calentamiento progresivo del Pacífico tropical durante los meses de verano. Una ola particularmente fuerte llevó a un calentamiento significativo de toda la mitad oriental del Pacífico ecuatorial a principios de septiembre. Esto llevó a la NOAA, también en las mismas fechas, a informar que se había desarrollado El Niño.
Selva amazónica

Más artículos
Explotación pesquera
Cambio climático
Tormentas eléctricas
Enfriamiento global
Clima para los insectos
Competencia por el alimento
Especies oceánicas
Criaturas oceánicas
Enfriamiento del clima
Animales acuáticos
Arrecifes de coral
Vapor de agua
Estación de huracanes
Océano antártico y calentamiento global
Hielo en el Ártico
Calentamiento global
Guerra nuclear
Medio ambiente
Temperaturas oceánicas
Bosques del mundo