Ecología

Se espera un mundo más caluroso y húmedo este siglo

(NC&T) Este nuevo estudio ha sido realizado por científicos del Centro Nacional para la Investigación Atmosférica (NCAR, de sus siglas en inglés), la Universidad Tecnológica de Texas, y el Centro de Investigación de la Agencia Australiana de Meteorología.

Muchos estudios anteriores han examinado de qué modo los promedios de temperatura o lluvia podrían cambiar en los próximos cien años cuando los gases de efecto invernadero aumenten. En cambio, esta nueva investigación mira más hacia los posibles cambios en los eventos meteorológicos extremos.

"Son los eventos extremos, no los promedios, los que causan el mayor daño a la sociedad y a muchos ecosistemas", señala Claudia Tebaldi, autora principal de la investigación, y experta del NCAR. "Ahora hemos alcanzado el primer consenso basado en modelos, acerca de cómo cambiará en los próximos cien años el riesgo de olas de calor, intensas lluvias, y otros tipos de eventos climáticos extremos".

Tebaldi y sus colegas basaron su trabajo en simulaciones de nueve modelos diferentes del clima para los periodos 1980-1999, y 2080-2099. Las simulaciones se crearon en supercomputadoras en centros de investigación en Francia, Japón, Rusia y Estados Unidos. Cada modelo simuló el intervalo 2080-2099 tres veces, con distinto grado de acumulación atmosférica de los gases con efecto invernadero. Estos tres escenarios fueron usados debido a la incertidumbre que existe sobre cuán rápido la sociedad puede actuar para reducir las emisiones de dióxido del carbono y otros gases de efecto invernadero durante las próximas décadas.

Cambio climático
Una nube de tormenta pasa sobre las planicies al este de Denver. (Foto: ©UCAR, Carlye Calvin)
El número de noches sumamente calurosas y la duración de las olas de calor aumentarán de modo significativo en casi todas las áreas de tierra firme en el globo.

La mayoría de las áreas por encima de los 40 grados norte verán un salto significativo en el número de días con gran precipitación.

Los períodos de pluviosidad por debajo de la normal podrían prolongarse significativamente en el oeste de Estados Unidos, el sur de Europa, Brasil oriental, y algunas otras áreas. Esos períodos de escasez de lluvia son uno de los factores productores e intensificadores de las sequías.

El promedio anual de días con temperaturas cálidas o templadas podría aumentar significativamente en la mayor parte de América del Norte y Eurasia.

Muchas de estas tendencias resultan más débiles en el escenario de bajas emisiones que en los escenarios de emisiones moderadas y altas. Ello muestra con claridad que reducir la liberación de gases de efecto invernadero en la atmósfera debe disminuir el riesgo de que se desencadenen los cambios meteorológicos más severos.
Selva amazónica

Más artículos
Explotación pesquera
Cambio climático
Tormentas eléctricas
Enfriamiento global
Clima para los insectos
Competencia por el alimento
Especies oceánicas
Criaturas oceánicas
Enfriamiento del clima
Animales acuáticos
Arrecifes de coral
Vapor de agua
Estación de huracanes
Océano antártico y calentamiento global
Hielo en el Ártico
Calentamiento global
Guerra nuclear
Medio ambiente
Temperaturas oceánicas
Bosques del mundo