Ecología

Chernobyl, 20 años después, un informe de las Naciones Unidas


El informe, que acaba de ser publicado por el Foro de Chernobyl, está basado en un estudio de 600 páginas, e incorpora el trabajo de centenares de científicos, economistas y expertos en salud, evaluando el impacto 20 años después del accidente nuclear más grande de la historia.

El Foro está conformado por 8 de las agencias especializadas de las Naciones Unidas, e incluye a la Agencia Internacional de Energía Atómica y a la Organización Mundial de la Salud.

Docenas de importantes resultados son incluidos en el extenso informe. He aquí algunos:

Los elementos estructurales del sarcófago construido para contener el reactor dañado se han degradado, presentando riesgo de derrumbe, con el consiguiente escape de polvo radiactivo.

Aún tiene que definirse un plan integral para gestionar toneladas de desechos con altos niveles de radiactividad, en la propia ubicación de la antigua planta de energía nuclear de Chernobyl y sus alrededores, que cumpla las normas de seguridad actuales.

Fue un accidente muy serio, con consecuencias trascendentales para la salud, sobre todo para los miles de trabajadores expuestos en los primeros días, que recibieron dosis de radiación muy altas, y para los miles de afectados por cáncer de tiroides. En general, sin embargo, los investigadores no han encontrado profundos impactos negativos para la salud del resto de la población en las áreas circundantes, ni se ha encontrado contaminación propagada que continuaría suponiendo un riesgo sustancial para la salud humana, excepto en algunas áreas restringidas.

Los expertos internacionales han estimado que la radiación podría acabar causando unas cuatro mil muertes entre las personas de Chernobyl que sufrieron los más altos niveles de exposición, es decir, obreros para labores de emergencia entre 1986-1987, evacuados y residentes de las áreas más contaminadas. Este número contiene tanto los casos conocidos de muerte por cáncer y leucemia inducidos por la radiación, como una predicción estadística, basada en las estimaciones de las dosis de la radiación recibidas por estas poblaciones. Como alrededor de un cuarto de la población muere a causa de cáncer espontáneo, no causado por la contaminación de Chernobyl, un aumento inducido por la radiación, de aproximadamente sólo un 3 por ciento, sería difícil de observar. Sin embargo, en los operarios de las brigadas de emergencia más expuestas, ya se han observado algunos aumentos de formas particulares de cáncer (por ejemplo, la leucemia) en períodos de tiempo particulares. Las predicciones se apoyan en seis décadas de experiencia científica sobre los efectos de la radiactividad en humanos.

El número final de muertes calculado ahora es mucho más bajo que las primeras y ampliamente difundidas especulaciones de que la exposición a la radiación se cobraría decenas de miles de vidas. El número de 4.000 no está lejos de las estimaciones hechas en 1986 por los científicos soviéticos, según declara el Dr. Mikhail Balonov, un experto en los efectos de la radiación, de la Agencia de Energía Atómica Internacional en Viena, que en el momento del accidente trabajaba como científico en la antigua Unión Soviética.


Más artículos
Océano Ártico sin hielo
Carbono en los océanos
Conservación bosques tropicales
Informe Chernobyl
Concentraciones metano en atmósfera
Insectos caminan sobre agua
Santuarios bosques milenarios África
Fuente vegetal de combustible
Calentamiento global
Arte Nueva Guinea
Destrucción de selva amazónica
Composición hielo cometas
Metales pesados aguas residuales
Peces y calidad del agua
Coste conservación bosques tropicales
Combustibles fósiles calentamiento global
Calentamiento global glaciares
Calentamiento global reservas agua dulce
Calentamiento global ascenso nivel mar
Sobreexplotación mundial peces agua dulce