Carbono en los océanos
Ecología

El cambio climático afectará al secuestro de carbono en los océanos

Este modelo ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign.

La inyección directa de dióxido de carbono (CO2) en el océano profundo se ha sugerido como un método para ayudar a controlar los niveles ascendentes de este gas atmosférico, y mitigar los efectos del calentamiento global. Pero, dado que la atmósfera actúa recíprocamente con los océanos, la captación neta de dióxido de carbono y la capacidad de secuestrar carbono de los océanos pueden verse afectadas por el cambio climático.

A través de diversos mecanismos físicos y químicos interactivos, la circulación del océano podría cambiar, y afectar al tiempo de retención del dióxido de carbono inyectado en las profundidades marinas, alterando de manera indirecta el almacenamiento del carbono oceánico y la concentración del dióxido de carbono atmosférico. Dónde se inyecta el dióxido de carbono, resulta ser una cuestión muy importante.

Una buena comprensión del cambio climático, la circulación del océano, el ciclo marítimo del carbono y los mecanismos de retroalimentación, es crucial para una proyección fiable de la concentración del CO2 atmosférico y el cambio climático resultante.

Usando el modelo, Atul Jain (profesor de ciencias atmosféricas) y Long Cao estudiaron la efectividad del secuestro del carbono por el océano mediante la inyección directa de CO2 en diferentes ubicaciones y profundidades.

Encontraron que el cambio climático tiene un gran impacto en la capacidad de los mares de almacenar dióxido de carbono. El efecto resulta ser más pronunciado en el Atlántico.

Carbono en los océanos
Atul Jain (Foto: Kwame Ross )
El cambio climático futuro podría afectar tanto a la captación del dióxido de carbono en las cuencas oceánicas como a los patrones de circulación del océano en sí mismos. A medida que las temperaturas de la superficie del mar aumentan, la densidad del agua disminuye y se retarda la circulación termohalina del océano. De ese modo, la capacidad del océano de absorber dióxido de carbono también disminuye. Esto deja más dióxido de carbono en la atmósfera, agravando el problema.

Al mismo tiempo, la reducida circulación marina disminuirá el proceso de mezcla del agua en el océano. Los resultados del nuevo modelo muestran que este efecto es más acusado en el Océano Atlántico.

El secuestro de carbono en las profundidades del mar no es una solución permanente para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. El descargado en los océanos no quedará allí para siempre. Al final, se filtrará de nuevo hasta la superficie del mar y la atmósfera.
  Haz click aquí para ver vídeos relacionados con este tema


Más artículos
Océano Ártico sin hielo
Carbono en los océanos
Conservación bosques tropicales
Informe Chernobyl
Concentraciones metano en atmósfera
Insectos caminan sobre agua
Santuarios bosques milenarios África
Fuente vegetal de combustible
Calentamiento global
Arte Nueva Guinea
Destrucción de selva amazónica
Composición hielo cometas
Metales pesados aguas residuales
Peces y calidad del agua
Coste conservación bosques tropicales
Combustibles fósiles calentamiento global
Calentamiento global glaciares
Calentamiento global reservas agua dulce
Calentamiento global ascenso nivel mar
Sobreexplotación mundial peces agua dulce