Última oportunidad para evitar la extinción de los delfines del Amazonas

Las especies Botos y tucuxis están siendo capturadas para utilizar su carne como cebo para pescar un bagre que se exporta a Colombia. Los investigadores piden una aplicación efectiva de las leyes para evitar su extinción

Cristina G. Pedraz/DICYT Las poblaciones de delfines de agua dulce que viven en la cuenca del Amazonas, el boto (‘Inia geoffrensis’) y el tucuxi (‘Sotalia fluviatilis’), están sufriendo un alarmante descenso en los últimos años, con una tasa de caída cercana a la mitad cada década, según un estudio que acaba de publicarse en la revista ‘PLOS One’. La carne de estos delfines se está utilizando como cebo para pescar una especie de bagre que, curiosamente, no forma parte de la dieta habitual de las comunidades locales.

Como explica a DiCYT la investigadora principal, Vera da Silva, del Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonía (Brasil), esta captura directa es la más severa e inmediata amenaza que sufren estos delfines, aunque no la única, ya que “al estar tan cerca del hombre y de las aglomeraciones urbanas también padecen las consecuencias de otras acciones humanas que tienen relación con los ríos y el agua dulce”, como la contaminación por residuos industriales o domésticos o la construcción de centrales hidroeléctricas.

Delfín de agua dulce/F. da Silva VM

Conscientes de estos problemas y de la necesidad de obtener información sobre el estado de conservación de las poblaciones de delfines y de sus tendencias, Da Silva y sus colegas pusieron en marcha hace 25 años el Proyecto Boto, para monitorear mensualmente las dos especies de delfines, botos y tucuxis, en una Reserva de Desarrollo Sostenible en la Amazonia Central (Brasil), la de Mamirauá.

“En torno al año 2000, comenzamos a notar que los delfines que siempre estaban presentes en el área de estudio estaban desapareciendo. También encontramos animales mutilados y con heridas causadas por la acción humana. Conversando con pescadores, nos enteramos que varias comunidades a lo largo de los ríos Amazonas y Japurá, en el entorno de la Reserva, estaban capturando botos para usarlos como cebo para pescar un bagre que era totalmente exportado a Colombia”, recuerda.

Con los datos del monitoreo a largo plazo, verificaron que las poblaciones de delfines de agua dulce estaban en declive y que la velocidad en que este fenómeno estaba ocurriendo no era sostenible y la población entraría pronto en colapso. Con las tasas actuales, las poblaciones de boto se reducen a la mitad cada 10 años, y las poblaciones de tucuxi descienden a la mitad cada nueve años. Unas tasas que son de las más graves conocidas desde los primeros años de la caza de ballenas.

“Con esta información, la colaboración con la AMPA – Asociación de Amigos del Manatí (www.ampa.org.br) y la campaña www.alertavermelho.org, logramos que el gobierno de Brasil estableciera una moratoria prohibiendo la pesca y comercialización de este pescado durante cinco años”, explica Da Silva, una moratoria que, aunque no está siendo eficiente, supone la única acción concreta para la protección de estos delfines.

“Tanto el boto como el tucuxi son especies protegidas por ley federal en Brasil Colombia, Perú, Venezuela y Ecuador, pero las leyes no son efectivas y existe poco control sobre los crímenes ambientales que afectan a estos delfines”, lamenta la investigadora, quien considera que uno de los resultados más relevantes del estudio ha sido poner en conocimiento de la sociedad y el gobierno brasileño lo que está ocurriendo con una especie endémica y única en los ríos amazónicos.

Los investigadores reclaman una aplicación efectiva de las leyes. Si no, “los delfines de la Amazonia pueden acabar como los delfines de los ríos de Asia. Extintos o en extinción”.

Referencia bibliográfica
F. da Silva VM, Freitas CEC, Dias RL, Martin AR (2018) Both cetaceans in the Brazilian Amazon show sustained, profound population declines over two decades. PLoS ONE 13(5): e0191304. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0191304

2 Comments

  1. Juancho

    Un río extenso es muy difícil de inspeccionar. Tendrían que hacer una reserva exclusiva para estos peces ,depende ya de un problema político.

    • redaccion

      No son peces 🙂
      El problema es que, como le ha pasado ya a algunas especies de rinoceronte, por debajo de cierto umbral de población la extinción es inevitable y ahora mismo los políticos que tendrían que estar ocupándose de esa reserva están más preocupados de si entran o salen de la cárcel que de los delfines.
      Pintan bastos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *