Los fenómenos extremos están provocados por olas gigantes atrapadas en la atmósfera

El mundo ha sufrido varios episodios de fenómenos climatológicos extremos en los últimos años, como las olas de calor de Estados Unidos en 2011 o las que padeció Rusia y que coincidían con las mayores inundaciones que se recuerdan en Pakistán. Detrás de esos devastadores sucesos, los investigadores del Postdam Institute for Climate Impact Research (PIK) proponen la existencia de una causa física común. El estudio sugiere que el cambio climático originado por el hombre afecta una y otra vez a los patrones de flujo atmosférico que recorren el hemisferio norte mediante un sutil mecanismo de resonancia.

 
“Una parte importante del movimiento global de aire de la Tierra normalmente toma la forma de olas desplazándose alrededor del planeta en una oscilación que va desde el Ártico a las regiones tropicales. Así, mientras estas olas oscilan llevan aire cálido desde los trópicos a Europa, Rusia y Estados Unidos y cuando vuelven de es oscilación llevan aire del Ártico hacia zonas más cálidas” explica Vladimir Petoukhov, autor principal del estudio.

 
“Lo que hemos encontrado es que durante algunos de los últimos episodios climáticos extremos, esas olas que debían recorrer la atmósfera planetaria permanecían estancadas durante semanas sin moverse de su sitio. Así, en vez de distribuir aire cálido y fresco regularmente, el calor y el frío se amplificaron en sus zonas de origen. de hecho, se observó cómo el componente estático de esas olas aumentaba” afirma Petoukhov. El problema aquí es de cantidad: una ola de calor de tres días no suele suponer problemas para el ecosistema y la población pero una ola de calor de tres semanas sí supone un importante estrés para el ecosistema, incluyendo en éste a las ciudades, que no están preparadas para los episodios extremos de frío o de calor. Las manifestaciones más frecuentes de este estrés son el aumento de muertes por golpe de calor, los incendios forestales incontrolables y la pérdida de cosechas.

 
Las temperaturas superficiales anómalas interrumpen los flujos de aire

 
El cambio climático inducido por la combustión de combustibles fósiles no implica automáticamente un calentamiento global uniforme. En el Ártico, el aumento de las temperaturas, amplificado por la pérdida de hielo y nieve es mayor que la media. Esto, además, reduce la diferencia de temperatura entre esa zona y las zonas continentales adyacentes más pobladas y con mayores aumentos locales de temperatura inducidos por el hombre, siendo esa diferencia de temperatura una de las causas que impulsan los flujos de aire, lo que no hace sino agravar aún más el problema.

 
“Nuestro análisis dinámico ayuda a explicar el creciente número de episodios climatológicos extremos. Complementa anteriores investigaciones que también establecían una relación entre el calentamiento local en algunas zonas inducido por el hombre y el cambio climático general pero no encontraban cuál era el mecanismo a través de cuál se producía esa conexión entre calentamiento local y global”, afirma Hans Joachim Schallnhuber, director del PIK y coautor del estudio. “Esto se puede considerar un punto de ruptura, aún admitiendo que las cosas no son tan sencillas, el proceso físico propuesto como causa de los períodos extremos (es decir el estancamiento de las “olas atmosféricas” bloqueadas) es perfectamente válido aunque otros factores como la simple variabilidad natural también podrían estar jugando su papel.” También hay que tener en cuenta que los 32 años que abarca el estudio aún siendo un lapso de tiempo considerable, tampoco son suficientes para obtener conclusiones indiscutibles.

 
En cualquier caso, el estudio es un paso más en la comprensión de la relación entre los fenómenos climatológicos extremos y el cambio climático provocado por el hombre. Los recientes fenómenos extremos han sorprendido por su virulencia a los científicos y el mecanismo propuesto podría explicar esta tendencia en vez de atribuirlo a una simple evolución climática lineal y totalmente natural.

Meridional windfield over four different timespans. (Credit: Image courtesy of Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK))

Flujos de viento en distintas épocas del año. (Credit: Image courtesy of Potsdam Institute for Climate Impact Research (PIK))

2 Comments

  1. roxana

    no entiendo nada

    • redaccion

      Ese no es el camino, Roxana.
      Seguro que algo si has entendido. Vayamos por partes: ¿sabes lo que son fenómenos meteorológicos extremos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *