El aroma de los ratones con malaria atrae más mosquitos

Los ratones infectados por uno de los parásito de la malaria, Plasmodium chabaudii, desprenden un aroma que atrae a más mosquitos, según revela un estudio publicado hoy en la revista PNAS y realizado por el Instituto Federal de Tecnología de Zúrich (ETH) y la Universidad Estatal de Pensilvania (PSU).

Los parásitos alteran el olor de sus hospedadores con el fin de incrementar la probabilidad de transmitir la malaria

La Organización Mundial de la Salud estima que en 2012 el paludismo –o malaria– causó cerca de 627.000 muertes. Se trata de una enfermedad que  se transmite por la picadura de mosquitos portadores del parásito que, a su vez, se convierten en vectores de infección cuando se alimentan de la sangre de los mamíferos contagiados.

“Hemos observado diferencias significativas entre los perfiles de las sustancias volátiles desprendidas por los ratones infectados con malaria y los sanos”, indica a Sinc Mark C. Mescher, autor principal del estudio y científico en el ETH.

En concreto, según el experto, los insectos se sintieron especialmente atraídos por los roedores durante un periodo clave, después de desaparecer los síntomas agudos de la enfermedad. Esta es una fase en la que el parásito se mantiene en fase transmisible (contagiosa) con unos niveles muy altos en sangre.

Así, los resultados sostienen que los parásitos alteran el olor de sus hospedadores con el fin de atraer a más mosquitos e incrementar la probabilidad de transmitir la malaria.

“Estos hallazgos podrían ser útiles para desestabilizar la transmisión vectorial, por ejemplo, a través de la mejora de los señuelos de mosquitos o los repelentes”, declara Mescher.

«Sospechamos que la malaria provocaría los mismos cambios en el olor de las personas infectadas», declara Mescher

Además, el científico explica que también podría aplicarse para el diagnóstico del paludismo. “Aunque parece una herramienta de diagnóstico útil, la química volátil es muy variable entre los individuos ya que influyen muchos factores ambientales y genéticos”, añade.

Sin embargo, los autores creen que, en este caso, en el que los vectores modifican los olores de sus hospedadores, podría ser más fácil identificar una señal fiable, incluso en humanos, contra el ruido de fondo.

“Sospechamos que la malaria también provocaría los mismos cambios en las personas infectadas. De hecho, ahora estamos investigando los resultados de este trabajo en poblaciones africanas”, sostiene el científico.

En este caso, uno de los objetivos del equipo será identificar marcadores biológicos que ayuden a reconocer aquellos portadores asintomáticos de la patología.

El experimento

Los autores utilizaron una técnica llamada cromatografía de gases para determinar los compuestos volátiles liberados por los ratones. Mediante este método, descubrieron cuáles eran los elementos más comunes entre los roedores infectados: ácido hexanoico, tridecano, ácido butanoico 2-metilo y ácido butanoico 3-metilo.

“Seleccionamos los compuestos que parecían ser relevantes y manipulamos a los ratones sanos, de forma que les añadimos cantidades adicionales de estos elementos químicos. De esa manera, los ratones infectados olían igual que los sanos y, además, atraían de forma similar a los mosquitos”, concluye Mescher.

Referencia bibliográfica:

Consuelo M. De Moraes, Nina M. Stanczyk, Heike S. Betz, Hannier Pulido, Derek G. Sims, Andrew F. Read and Mark C. Mescher. “Malaria-induced changes in host odors enhance mosquito attraction”. (2014). PNAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *