Halladas muestras del liquen 'Letharia vulpina' por primera vez sobre tejos

Investigadores de la Universidad de La Rioja han localizado el liquen Letharia vulpina -especie en peligro de extinción- por primera vez sobre tejos.

Imagen de los tejos, tronco de un árbol cubierto del liquen y detalle de la 'Letharia vulpina'.

Imagen de los tejos, tronco de un árbol cubierto del liquen y detalle de la ‘Letharia vulpina’. / UR.

UR
|

19 febrero 2013 10:00

El liquen Letharia vulpina fue localizado en Mansilla de la Sierra, en la margen izquierda del río Calamantío, a una altitud de 1.664 m. Los investigadores depositaron varias muestras en el Real Jardín Botánico de Madrid.

“Es la primera vez que aparece en La Rioja y, si bien se puede encontrar en la zona de la Laguna Negra de Soria, también es la primera vez en el mundo que se ha visto sobre tejo”, explican los investigadores.

La Letharia vulpina, de llamativo color amarillo-verdoso, ha sido usada en Escandinavia y por tribus indias (cheyenes, pies negras) como tinte, medicina para dolores generales y estomacales, como veneno para lobos y zorros –de ahí su nombre-, para emponzoñar flechas e, incluso, como ungüento al que atribuían propiedades mágicas; aunque también es un bioindicador de la contaminación atmosférica por nitrógeno.

Está incluida en la lista roja de líquenes de España central y, como especie, también está gravemente amenazada en Europa. Ha desaparecido de Finlandia y Polonia, aunque es común en Norteamérica occidental, desde donde pudo llegar por dispersión hasta Europa.

En el viejo continente se encuentra en Alemania, Austria, Chipre, Francia, Italia, Noruega, Portugal, República Checa, Rumanía, Suecia, Suiza, Turquía y Ucrania, además de en el Norte de África, las Islas Canarias y el Cáucaso.

En España se conocía en los Pirineos, Montes de León, base de la Cordillera Cantábrica, Sistema Ibérico septentrional y meridional, y el Sistema Central; pero la abundancia de citas en el s.XIX y su escasez actual, según los investigadores, podría deberse a que haya desaparecido por culpa de la deforestación, contaminación, ascenso térmico, etc.

La Letharia vulpina es una especie propia de los hábitat montañosos, aunque en Escandinavia se ha encontrado en bajas altitudes.

En La Rioja se ha localizado en los troncos y ramas principales de varios tejos gruesos, restos de troncos, secos y decorticados, llegando a tapizar algunos troncos.

La rareza del tejo como sustrato de este liquen puede deberse a que esta conífera es relativamente escasa por efecto de la intervención humana (un uso típico era construir arcos con la madera de este árbol).

Las muestras localizadas se hallaron a una altitud de 1.664 m., lo que resulta acorde al carácter montano de la especie, frente a los 1.000-1.600 m. y 600-800 m. de muestras obtenidas en Suiza y Suecia, si bien ambos países se encuentran a una mayor latitud.

Las primeras referencias a los líquenes en La Rioja se deben a Ildefonso Zubía –a finales del siglo XIX-, aunque ahora hay documentadas 650 especies diferentes, a las que podrían sumarse nuevos hallazgos dado el potencial de esta región por su diversidad ecológica.

El hallazgo forma parte del proyecto de investigación que cuenta con financiación del Ministerio de Economía y Competitividad y de fondos FEDER de la UE.

Referencia bibliográfica:

Javier Martínez Abaigar, Encarnación Núñez, Andréz Ruiz-Bastida, Pepa Ramírez-Sáenz, de la Universidad de La Rioja; y Javier Etayo. ‘El liquen Letharia Vulpina (L.) Hue sobre los tejos del río Calamantío, nueva cita para La Rioja (Norte de España)’ Zubía 30.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *