Los topos olfatean ‘en estéreo’ para encontrar comida

Investigaciones científicas recientes han demostrado que animales como las ratas pueden seguir un rastro de olor de forma eficiente, pero que esa capacidad se ve mermada cuando una de sus fosas nasales está taponada. Sin embargo, hay todavía poca información sobre la importancia de estas para localizar los estímulos relacionados con el sistema olfativo.

Ahora, un estudio de la Universidad de Vanderbilt, en Tennessee (EE UU), ha analizado esta circunstancia en el olfato de los topos ciegos de América del este –de la especie Scalopus aquaticus– y ha descubierto que las señales bilaterales que reciben por sus orificios de la nariz son imprescindibles para localizar la comida y los estímulos olfativos, un proceso complicado cuando están taponados.

Dos-fosas-nasales-mejor-que-una_image365_“Cuando ambos agujeros de la nariz estaban taponados, los animales buscaron el estímulo pero no lo encontraron”

“Los topos de América del este tienen unos órganos mecanorreceptores menos eficaces en comparación con otros topos, sus pequeños ojos están escondidos bajo la piel y cuentan con unas diminutas orejas”, explica el estudio.

Con estas características, cabría esperar que tuvieran mayores dificultades para localizar sus presas en comparación a otras clases de topo. Sin embargo, tienen la habilidad de moverse rápidamente y de forma directa hacia su presa.

Para estudiar esa capacidad y conocer el papel de las fosas nasales en la localización del alimento, los autores del trabajo observaron el comportamiento de estos mamíferos en dos localizaciones diferentes: una cámara experimental y un túnel que simula el espacio subterráneo donde habitan.

Taponar sus orificios para ver la reacción

En primer lugar, observaron lo que sucedía si taponaban una de las fosas nasales de los topos, la derecha o la izquierda, con un tubo de plástico, e hicieron una comparación respecto a cuando los dos orificios estaban destaponados.

“De todas las pruebas que hicimos, en el 70% de ellas los topos se dirigieron primero hacia el área de la fosa nasal destapada, tanto en la cámara como en el túnel”, explican los investigadores. Sin embargo, incluso así los animales pudieron localizar la comida, aunque necesitaron más tiempo que cuando sus agujeros no estaban tapados.

A continuación decidieron obstruir ambas fosas para observar qué sucedía. “Cuando ambos agujeros de la nariz estaban taponados, los animales se movieron hacia adelante y hacia atrás en busca del estímulo, pero finalmente no lo encontraron ni lograron alcanzar la comida”, señala el estudio.

Una vez más, esta observación se produjo en las dos localizaciones creadas por los científicos.

Los investigadores aseguran que este descubrimiento explica cómo la integración de señales bilaterales, tan importantes en los sistemas visual y auditivo, se produce también en el sistema olfativo para localizar la procedencia de los estímulos

Referencia bibliográfica:

Kenneth C. Catania. “Stereo and serial sniffing guide navigation to an odour source in a mammal”. Nature Communications. DOI: 10.1038/ncomms2444. 5 de febrero de 2013.

2 Comments

  1. duda que me corroe al leer esto! Los humanos Olfateamos en Mono¿?

    • redaccion

      No acabo de captar si lo que escribes tiene un doble sentido relacionado con los simios, pero la respuesta a tu pregunta es sí.
      Los humanos somos capaces de localizar la fuente de un sonido a la vez que la percibimos; con los olores no podemos porque con una única coordenada no se puede trazar nnguna línea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *