Enésimo retraso del lanzamiento del telescopio espacial James Webb (JWST)

La actual fase de integración y pruebas finales del telescopio espacial James Webb (JWST) precisará de más tiempo para garantizar el éxito de la misión. Tras la última evaluación de las labores pendientes para poner a punto este complejo observatorio espacial, la ventana de lanzamiento ahora está prevista para mayo de 2020.

“El telescopio espacial James Webb (JWST) constituye una empresa audaz y tenemos que centrarnos en el éxito de la totalidad de la misión, en colaboración con la NASA y con la Agencia Espacial Canadiense (CSA), añadiendo el tiempo que sea necesario a los trabajos de integración final”, señala Günther Hasinger, director de Ciencia de la ESA.

Las pruebas en el hardware del telescopio y la nave que conformarán el observatorio demuestran que ambos módulos cumplen los requisitos. Sin embargo, los últimos resultados de la Junta de Revisión Permanente de la NASA indican que se necesita más tiempo para probar e integrar estos componentes y llevar a cabo los ensayos ambientales en las instalaciones del contratista Northrop Grumman Aerospace Systems en Redondo Beach, California (Estados Unidos).

La NASA va a establecer una Junta de Revisión Independiente externa, cuyos resultados complementarán a los datos de la Junta de Revisión Permanente. Se espera que estos refuercen la confianza en los planes de la agencia estadounidense de completar la fase de integración y pruebas finales, la campaña de lanzamiento, la puesta en servicio y la secuencia de despliegue.

La NASA tendrá en cuenta los resultados y recomendaciones de ambas juntas, así como los datos del proyecto, para definir una ventana de lanzamiento más específica. A continuación, la agencia presentará sus valoraciones en un informe ante el Congreso de los Estados Unidos este verano.

La ESA trabajará con su homóloga americana para obtener una nueva fecha en la que el vehículo Ariane 5 lleve el JWST al espacio.

En 2017, la carga científica y el telescopio del observatorio, incluidos los instrumentos NIRSpec y MIRI que forman parte de la participación de la ESA, superaron con éxito las pruebas en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston. Después, el módulo del telescopio fue entregado a Northrop Grumman a principios de este año, en cuyas instalaciones se encuentra junto al módulo de la nave.

El módulo de la nave será el siguiente en someterse a los ensayos ambientales, experimentando los mismos entornos vibracionales, acústicos y térmicos que durante su lanzamiento y operaciones. Estas pruebas tardarán varios meses en completarse. A continuación, los ingenieros combinarán ambos módulos y probarán el observatorio completamente ensamblado para verificar que todos los componentes funcionan correctamente juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *