El IAA descifra las ondas atmosféricas de Venus, una de las claves de la superrotación

El planeta Venus gira muy lentamente sobre sí mismo, tanto que un día allí dura doscientos cuarenta y tres días terrestres. Pero su atmósfera, que debería rotar también despacio, circunda el planeta en apenas cuatro días. El motor que origina y mantiene esta superrotación atmosférica aún se desconoce, aunque las numerosas ondas que pueblan la atmósfera del planeta podrían jugar un papel importante.

Ahora, un estudio del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), publicado en la revista The Astrophysical Journal Supplement Series, acaba de identificar la naturaleza de estas ondas por primera vez.

«Venus es un quebradero de cabeza para los especialistas en dinámica atmosférica. Sus vientos superan los 400 kilómetros por hora, 60 veces más que la velocidad de rotación del planeta, como comparación, los vientos más veloces en la Tierra están muy por debajo de su velocidad de rotación», señala Javier Peralta, investigador del IAA que lidera el estudio.

«Pero tras 30 años de investigación, hoy en día seguimos sin un modelo físico que reproduzca fielmente la superrotación de Venus», añade el investigador.

Las ondas atmosféricas, que muestran una extraordinaria variedad y actividad, constituyen una pieza clave para describir la circulación de la atmósfera de Venus, pero su naturaleza y propiedades eran desconocidas, debido sobre todo a que el funcionamiento de la atmósfera de Venus difiere drásticamente de la de planetas que rotan más rápido, como Marte o la Tierra. Mientras que en la primera el viento tiene un papel predominante en el equilibrio de la presión atmosférica, en las segundas es la rotación el factor dominante.

El estudio ha deducido por primera vez todas las ondas atmosféricas que son solución de las ecuaciones de movimiento propias de Venus

Ecuaciones de movimiento

«Por primera vez, hemos deducido todas las ondas atmosféricas que son solución de las ecuaciones de movimiento propias de Venus, lo que también ha permitido que podamos identificar la naturaleza de las ondas que vemos en las observaciones de la misión Venus Express», dice  Peralta.

El trabajo, que ha catalogado un total de seis tipos diferentes de ondas y ha predicho sus características, ofrece una herramienta sistemática de clasificación de ondas, y permitirá estimar su papel en el transporte, creación y disipación de energía en la atmósfera.

«Algunas de las ondas que hemos encontrado, como las acústicas o las de gravedad, tienen propiedades prácticamente idénticas a las que hay en la Tierra. Sin embargo, otras no existen en nuestro planeta, como las que hemos llamado ondas centrífugas, que explican las oscilaciones de doscientos cincuenta y cinco días que se ven en los vientos de Venus», añade el cienttífico.

Este trabajo no solo permitirá afrontar un estudio profundo de las ondas en la atmósfera de Venus, sino también en la de Titán, la mayor luna de Saturno, que también presenta una atmósfera superrotante. Además, las conclusiones de la investigación son aplicables a muchos planetas en torno a otras estrellas que, según los datos disponibles, podrían mostrar también superrotación.

Referencia bibliográfica:

 J. Peralta et al. «Analytical Solution for Waves in Planets with Atmospheric Superrotation. Part 1: Acoustic and Inertia-gravity Waves». The Astrophysical Journal Supplement Series. DOI: 10.1088/0067-0049/213/1/17

J. Peralta et al. «Analytical Solution for Waves in Planets with Atmospheric Superrotation. Part 2: Lamb, Surface and Centrifugal Waves». The Astrophysical Journal Supplement Series. DOI: 10.1088/0067-0049/213/1/18

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *