La heparina muestra una doble actividad contra la malaria

La heparina, un compuesto anticoagulante, muestra una doble acción antimalárica. Investigadores españoles han publicado un nuevo estudio en la revista Nanomedicine que tiene el objetivo de mejorar el tratamiento de esta enfermedad, endémica en el continente africano.

Una nueva investigación explora si la heparina, que ha mostrado tener actividad contra la malaria y afinidad de unión específica para los glóbulos rojos infectados por Plasmodiumfalciparum frente a los glóbulos no infectados, puede mostrar ambas propiedades y unirlas en una estrategia de administración de fármacos contra la malaria.

En este caso la heparina tendría un doble papel como antimalárico y como elemento de focalización de las nanopartículas cargadas con fármacos que actuarían al unirse a los glóbulos rojos infectados. Este estudio, llevado a cabo por investigadores del CRESIB, centro de investigación de ISGlobal, del Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC) y de la Universitat de Barcelona, ha sido publicado en la revista Nanomedicine.

La heparina tendría un papel como antimalárico y como elemento de focalización de las nanopartículas cargadas con fármacos que actuarían al unirse a los glóbulos rojos infectados

La heparina, adsorbida electrostáticamente sobre los liposomas con carga positiva y cargados con primaquina (un medicamento antimalárico), fue capaz de triplicar la actividad en cultivos de P. falciparum del fármaco encapsulado. En concentraciones inferiores a las que inducen anticoagulación de la sangre de ratón in vivo, la actividad parasiticida resultó ser la suma de las actividades separadas de heparina libre como antimalárico y de heparina unida al liposoma como elemento vectorizador para la primaquina encapsulada.

Los científicos observaron mediante imágenes de fluorescencia confocal y de microscopía electrónica que al cabo de 30 minutos de haber tratado glóbulos rojos infectados por Plasmodium con heparina, esta había penetrado los parásitos intracelulares.

Xavier Fernández-Busquets, investigador ISGlobal e IBEC y coordinador del estudio, comenta que “estos resultados abren la puerta a mejorar el tratamiento con heparina contra la malaria  debido a su actividad aditiva como fármaco y como elemento vectorizador específico de otros antimaláricos; sin embargo, será necesario realizar más investigación a nivel clínico para comprobar el papel de la heparina en pacientes infectados por Plasmodium”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *