La inhibición de una proteína abre una vía para tratar el cáncer de páncreas

Científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) han descrito una nueva proteína, la galectina-1, como posible diana terapéutica del cáncer de páncreas.

Por primera vez, los expertos han comprobado los efectos de la inhibición de esta proteína en ratones que padecen este tipo de cáncer y los resultados han mostrado un aumento de la supervivencia de un 20%. El trabajo sugiere además que podría tratarse de una diana terapéutica sin efectos adversos.

Hasta ahora, las estrategias para tratar este tumor iban dirigidas a atacar las células tumorales y tenían muy poco éxito. Los últimos estudios apuntan a que intentar destruir lo que rodea el tumor es posiblemente una estrategia mejor.

Hasta ahora, las estrategias para tratar este tumor iban dirigidas a atacar las células tumorales y tenían muy poco éxito

«Nuestra aportación va en esta dirección, ya que la reducción de la galectina-1 afecta sobre todo al sistema inmunológico y a las células y estructura que rodea las células tumorales, lo que se denomina estroma. Por tanto, la galectina-1 tiene un gran potencial como diana terapéutica», explica Pilar Navarro, coordinadora del grupo de investigación en mecanismos moleculares de tumorigénesis del IMIM y directora del trabajo.

Se sabía ya que la galectina-1 no se encontraba en el páncreas sano aunque estaba fuertemente expresada en tumores de páncreas. Asimismo, se conocían unas funciones claras que demuestran la relación de la galectina-1 con la progresión tumoral en otros contextos.

De hecho, algunos estudios preclínicos para otras enfermedades usan moléculas inhibidoras y anticuerpos dirigidos contra esta proteína. «Nosotros apuntamos a su posible uso en el cáncer de páncreas», comenta Neus Martínez, investigadora del grupo en mecanismos moleculares de tumorigénesis del IMIM y primera firmante de este artículo.

«Se ha visto además que la eliminación de la galectina-1 en ratones no tiene efectos perjudiciales, indicando que podría tratarse de una diana terapéutica segura y sin efectos adversos», añade la investigadora.

Resultados alentadores

En colaboración con el Servicio de Anatomía Patológica del Hospital del Mar, que se ha encargado de analizar algunas muestras, se estudiaron tumores pancreáticos de ratones con los niveles altos de galectina-1 y tumores después de eliminarla. Vieron que los tumores sin la proteína, mostraban menos proliferación, menos vasos sanguíneos, menos inflamación y en cambio mostraban un incremento del componente inmunológico. Todos estos cambios se asocian a tumores menos agresivos.

El próximo paso sería proponer su uso en pacientes, aunque la traslación de estudios en animales a humanos es habitualmente un proceso lento

Según los autores, los resultados son muy alentadores pero reclaman prudencia porque hay muchos factores a tener en cuenta. Los investigadores quieren trasladar los datos obtenidos a estudios preclínicos donde tratarán los ratones con cáncer de páncreas con inhibidores químicos o anticuerpos dirigidos contra la galectina-1 (de forma análoga a lo que sería un tratamiento para un paciente con cáncer), para verificar la utilidad terapéutica de esta diana.

En caso de obtener resultados positivos y conseguir frenar el tumor, el próximo paso sería proponer su uso en pacientes. Esto sería un objetivo a largo plazo, ya que la traslación de estudios en animales a humanos es habitualmente un proceso lento.

El cáncer de páncreas es uno de los tumores con peor pronóstico que existe, con una supervivencia a los 5 años del diagnóstico, inferior al 2%. Aunque no es un tumor muy frecuente es la cuarta causa de muerte por cáncer en los países desarrollados. Esto es debido, por una parte, a que a menudo se diagnostica demasiado tarde, cuando el tumor ya ha desarrollado metástasis y, por otra parte, a la ineficacia de los tratamientos actuales.

En España se diagnostican cada año unos 4.000 casos. Aunque es un tumor que se conoce bastante bien a nivel molecular, a nivel de diagnóstico y tratamiento los avances son prácticamente nulos. De hecho es uno de los tumores que ha tenido menos avances terapéuticos en los últimos años.

Artículo de referencia:

Galectin-1 drives pancreatic carcinogenesis through stroma remodeling and Hedgehog signaling activation. Neus Martinez-Bosch, Maite G Fernandez-Barrena, Mireia Moreno, Elena Ortiz-Zapater, Jessica Munné-Collado, Mar Iglesias, Sabine André, Hans-Joachim Gabius, Rosa F. Hwang, Françoise Poirier, Carolina Navas, Carmen Guerra, Martin E. Fernández-Zapico, and Pilar Navarro. Cancer Res. Doi:10.1158/0008-5472.CAN-13-3013

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *