Nuevo recubrimiento biodegradable para realizar implantes en personas con déficit óseo

Científicos de la Universitat Jaume I de Castellón (UJI), la Universidad del País Vasco y la empresa Ilerimplant han desarrollado un novedoso material biodegradable que aumentará el éxito general de los implantes en personas con déficit óseo.

Si hasta el momento la radícula de titanio que sustituye a la raíz del diente tardaba en anclarse al hueso maxilar un mínimo de dos meses, el prototipo desarrollado permitirá reducir estos tiempos, de forma que se pueda colocar antes al paciente la corona cerámica, que sustituye a la parte visible del diente, y de esta forma recuperar antes su vida normal.

Nuevo-recubrimiento-biodegradable-para-realizar-implantes-en-personas-con-deficit-oseo_image365_El prototipo desarrollado reducirá el tiempo de espera antes de colocar al paciente la corona cerámica

Julio José Suay, coordinador del grupo de investigación de Polímeros y Materiales Avanzados de la UJI, explica que “se trata de cubrir el implante con un recubrimiento biodegradable que, al ponerse en contacto con el hueso, se deshace y en esta degradación consigue liberar compuestos de silício y otras moléculas bioactivas que inducen la generación del hueso”.

Se trata de una línea de investigación totalmente innovadora respecto a los sistemas utilizados hasta la fecha, consistentes en incrementar la rugosidad de los implantes para facilitar su integración en el hueso.

Tras realizar las pruebas in vitro con cultivos celulares de los diferentes biomateriales elaborados, se procedió a la evaluación en vivo con animales hasta conseguir el prototipo que presentaba mejores resultados. En una nueva fase, Suay explica que se procederá a realizar la evaluación clínica, de forma que se obtendrá el producto sanitario comercializable en el plazo de dos o tres años.

Consecuencias de no reponer las piezas

La investigación busca favorecer la tasa de éxito en los implantes dentales, especialmente en aquellas personas que puedan tener deficiencias en su maxilar. Para los expertos, la no reposición de un diente perdido implica una serie de problemas biomecánicos, como el cambio de la línea de mordida, el desordenamiento de los dientes y la creación de huecos entre ellos, que finalmente puede conducir a enfermedades periodontales como gingivitis y periodontitis que deterioran los mecanismos de sujeción de los dientes y ocasionan la nueva pérdida de más dientes. En esto reside la importancia de reponer las piezas dentales, además de la recuperación total de las funciones masticatorias y de la normalidad en las relaciones sociales.

Las prótesis dentales que sustituyen los dientes naturales están compuestas por una prótesis radicular de titanio, que sustituye a la raíz del diente y que debe anclarse al hueso maxilar y la corona cerámica, que sustituye a la parte visible del diente. La prótesis radicular debe anclarse al hueso lo suficiente antes de poder aplicar carga mecánica sobre ella, lo que implica que hasta la fecha en un periodo mínimo de ocho semanas no se puede incorporar la corona. El recubrimiento obtenido por los investigadores vía sol-gel permite acelerar el periodo de anclaje, de forma que la corona puede colocarse antes, evitando además el riesgo de infecciones durante este tiempo.

Referencias bibliográficas:

M. Hernández-Escolano, M. Juan-Díaz, M. Martínez-Ibáñez, A. Jimenez-Morales, I. Goñi, M. Gurruchaga &J. Suay “The design and characterisation of sol–gel coatings for the controlled-release of active molecules”. Journal of Sol-Gel Science and Technology DOI 10.1007/s10971-012-2876-6

M. Hernández-Escolano, X. Ramis, A. Jiménez-Morales, M. Juan-Díaz, J. Suay «Study of the thermal degradation of bioactive sol–gel coatings for the optimization of its curing process”. J Therm Anal Calorim DOI 10.1007/s10973-011-1553-2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *