Indígenas no contactados saquean aldeas de invasores de sus territorios en Perú

El fenómeno de los indígenas no contactados es apasionante. De un lado, tribus que sobreviven en condiciones neolíticas en medio de la selva; de otro lado, la civilización que se debate entre los partidarios de mantener el aislamiento y los intereses de las compañías petroleras y madereras en explotar sus recursos y del narcotráfico. De vez en cuando, ocurren episodios como éste, en el que los indígenas asaltan una aldea instalada en su territorio y se apropian de objetos de metal, especialmente machetes y cuchillos de todo tipo, para luego volver a desaparecer en la sombra.

Indígenas aislados en Perú

Hasta 200 indígenas mashco-piros llegaron a la comunidad de Monte Salvado el pasado jueves y saquearon sus hogares y robaron utensilios de metal antes de regresar a la selva.

La mayor parte de la comunidad no presenció el incidente, puesto que habían dejado la zona con motivo de la celebración de elecciones locales. Al regresar encontraron sus hogares destruidos.

Esta zona pertenece a la tierra ancestral de los mashco-piros, y los indígenas aislados ocasionalmente establecen contacto con otros grupos indígenas en busca de machetes y otros productos de metal.

La organización indígena local FENAMAD ha pedido al Gobierno peruano que proteja la tierra de los mashco-piros, buena parte de la cual ha sido ocupada por concesiones madereras y por narcotraficantes.

Recientemente el Gobierno anunció la creación de un nuevo lote petrolífero cerca de la reserva creada con la finalidad de proteger a los mashco-piros.

Pero la propuesta inicial consistía en duplicar el tamaño de la reserva e incluir el área que ahora ocuparán los trabajadores de las petroleras.

Survival y FENAMAD están pidiendo a las autoridades peruanas que impidan a turistas y foráneos acceder a esta zona, que implementen un programa de salud de emergencia para evitar el brote de una epidemia mortal entre los mashco-piros y que amplíen los límites de su territorio protegido con la máxima urgencia.

1 Comment

  1. JJ Señor

    Esos indígenas merecen que los derechos humanos les sean respetados y que sus territorios sean inviolables, pero hay gente que no tiene escrúpulos para nada; y políticos abominables que parecen no inmutarse ante tales infamias. Debe ser porque son partícipes del negocio de la madera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *